Desde el comienzo de la crisis los hogares han modificado sus hábitos de compra, aumentando aquellos que buscan los productos más baratos y disminuyendo los que anteponen sus marcas de confianza, según un estudio publicado por la Asociación para la Investigación de Medios de Comunicación (AIMC). El informe muestra que en 2011 el porcentaje de hogares que compra los productos más baratos alcanzó el 44%, lo que supone seis puntos más que en 2007.
 
Por el contrario, aquellos que sólo compran marcas de confianza han disminuido en este tiempo en ocho puntos, situándose en el 56%. Asimismo, la crisis ha llevado a las familias a planificar más sus compras. El 57% señala que "planea cuidadosamente" la compra, lo que supone diez puntos más que antes de que comenzara la crisis. También disminuyen aquellos que consideran que merece la pena pagar un poco más por tener artículos de calidad (del 75% en 2007 a 67% en 2011).

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído