Los hospitales castellanos y leoneses podrían ahorrar 10,6 millones de euros anuales al controlar segundo a segundo su consumo energético, lo que supone el 25 por ciento de la demanda de energía de las 9.538 camas con que cuenta su servicio sanitario, según los cálculos realizados por el grupo consultor de ingeniería y eficiencia energética Euroconsult a partir de los datos del Sistema Nacional de Salud. Este ahorro sería de 178,8 millones de euros en el conjunto de España.

A modo de ejemplo, el mayor ahorro en Castilla y León se produciría en el Hospital Universitario de León con 1,1 millones de euros anuales, mientras que en un centro como el de Hospital Universitario Río Hortega de se dejarían de gastar 700.000 euros. En Salamanca rondaría el millón de euros. Ese ahorro también se notaría en el presupuesto de hospitales más modestos como el de Santiago Apóstol de Miranda de Ebro, en Burgos, que recortaría su factura energética en 100.000 euros anuales, siempre según el citado estudio.

 
La reducción de la factura de luz, agua y gas en los hospitales, que consumen el dos por ciento de la energía en España, es una de las prioridades del Sistema Nacional de Salud en el actual contexto de crisis económica. Este ahorro contribuiría a reducir el déficit de las comunidades autónomas, que en 2011 se disparó hasta el 2,9 por ciento, muy superior al límite del 1,3 por ciento fijado por la Unión Europea. Por término medio, el consumo anual de cada cama de hospital es de 29.199 kilowatios a la hora, lo que supone un gasto de 4.467 euros al año tomando como referencia un coste medio de quince céntimos de euro por cada kilowatio.
 
En los 37 hospitales repartidos por la comunidad se consume energía de manera ininterrumpida todos los días y horas del año, principalmente en los capítulos de calefacción (21 por ciento del total), climatización de estancias (17 por ciento), refrigeración (15 por ciento) e iluminación (9 por ciento). Aunque existen diferencias en la tipología y dimensión de los centros hospitalarios entre las diferentes comunidades, un baremo en función de las camas instaladas muestra que los hospitales más grandes, por encima del millar de camas, podrían ahorrar más de 1,1 millones de euros anuales. Por su parte, los de tamaño medio -entre 250 y 1.000 plazas- reducirían su gasto en unos 700.000 euros al año, mientras que los centros con menor capacidad podrían ahorrar hasta 300.000 euros. 
 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído