El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, ha propuesto un nuevo modelo energético alternativo al oficial para 2020 "más barato, sostenible, con menos emisiones y creador de más empleo". Según Galán, con el mix planteado las emisiones podrían reducirse un 20 por 100 y el coste de suministro sería un 20 por inferior.
 
El directivo ha recordado que España, pese a contar con unos precios del mercado mayorista menores que en otros países europeos, tiene una factura eléctrica superior en un 11 por 100 a la media de la UE. Según Sánchez Galán, el motivo es que cuenta con un sistema con unos costes muy elevados como consecuencia del "apoyo político a ciertas fuentes de energía y a las elevadas cargas que soporta dicha factura".
 
En este sentido, el presidente de Iberdrola ha criticado que el español es uno de los sistemas europeos en los que el apoyo a las renovables supone un mayor coste por MWh (22 euros), frente a menos de 11 euros en Alemania, 3,3 euros en Reino Unido o poco más de 1 euro en Francia, ha señalado. Sánchez Galán ha advertido, asimismo, que el crecimiento exponencial de las primas al régimen especial, sobre todo a las solares fotovoltaicas y térmicas, unido al mantenimiento de las tarifas de suministro oficiales, ha generado un déficit de tarifa equivalente ya al 2 por 100 del PIB.
 
En este contexto, el directivo ha instado a "diseñar una estrategia para el sector clara y estable que haga de la política energética una cuestión de estado". Desde Iberdrola piden que se realice una planificación completa y detallada, con visión de largo plazo, sobre las distintas tecnologías de generación desde el punto de vista de la seguridad del suministro, la competitividad y el impacto medioambiental.
 
Entre los principales objetivos que deben regir el sistema energético español, a juicio de Sánchez Galán, figuran la garantía de suministro, la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, la eficiencia económica, la disminución de la dependencia exterior y la contribución al crecimiento de la economía española.
 
Así, el presidente de Iberdrola ha planteado un mix energético, cuyo balance eléctrico partiría de una demanda anual de 300 TWh (frente a los 350 TWh previstos en el PER 2011-2020) al final del periodo, con una potencia punta de 55.500 megavatios (Mw) y un grado de cobertura de la demanda del 1,1, cumpliéndose el objetivo de renovables planteado por la UE para España (20 por 100 sobre el consumo final, frente al 20,8 por 100 propuesto en dicho PER).

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído