La Inspección de Trabajo redujo el año pasado su actividad, según los últimos datos estadísticos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, hasta un seis por ciento menos, pues las visitas de los inspectores se redujeron. Esto repercutió, en general, en un descenso de todas las cifras de este organismo. El número de trabajadores afectados por infracciones fue la variable que más se resintió, ya que disminuyó un 23%, ylos inspectores detectaron menos infracciones.

Tras el área de Seguridad Social, la segunda más investigada por los inspectores fue el ámbito de la salud laboral, lo que representó una fuerte caída del 35% respecto a lo realizado el año anterior. Pero lo más llamativo en esta área fue la reducción casi a la mitad del número de obras paralizadas por motivos de seguridad. Sin duda, la constante disminución de la actividad en la construcción fue una de las principales causas de este descenso. Consecuentemente, también se contrajeron un 20% las infracciones detectadas en materia de salud laboral.

Por este motivo, el Ministerio de Empleo y Seguridad Social está preparando un plan integral de lucha contra el fraude laboral que aumenta las sanciones contra los infractores y combinará controles masivos en los sectores con perfiles más defraudadores con otros intensivos, que consistirán en visitas a los centros de trabajo para comprobar la situación legal de los trabajadores y que estos no están, a la vez que trabajan en negro, cobrando el paro u otras prestaciones.
 
 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído