La leucemia mieloide crónica, o también denominada leucemia mielógena o granulocítica crónica, es un cáncer de la sangre en el que la médula ósea produce demasiados granulocitos, un tipo de glóbulo blanco. Con el tiempo, estas células van invadiendo la médula ósea y el resto del organismo, impidiendo la normal fabricación del resto de las células de la sangre y alterando el funcionamiento de diversos órganos. Su velocidad de instauración suele ser muy lenta de forma que muchas personas que padecen esta enfermedad no presentan síntomas durante años. Una persona de cada cien, anuales, estaría afectada por esta enfermedad.

En la mañana de este miércoles, un grupo de investigadores del Instituto de Investigación Biomédica de Salamanca (IBSAL) ha presentado los resultados de un estudio propio por el que han  identificado una nueva familia de proteínas, las NADPH Oxidasas, que servirían de nueva diana terapéutica para la curación o tratamiento de esta enfermedad. Así lo ha informado y ha dado a conocer Ángel Hernández, quien ha capitaneado la investigación.

 

“Estas proteínas están implicadas en otro tipo de tumores. Hemos visto que cuando inhibimos estas proteínas las células de leucemia mieloide dejan de proliferar y se mueren”, afirmaba en primera instancia, recordando que lo mismo ha sucedido en las pruebas realizadas en modelos in vitro y animales. “Estudios exploratorios ponen de manifiesto que esta diana sería buena para el tratamiento de esta enfermedad”, ha añadido. “Lo que nos parece más importante es que cuando combinamos inhibidores de estas oxidasas con inhibidores de la proteína que induce el desarrollo de la enfermedad el efecto que vemos es sinérgico”, ha subrayado Hernández, destacando a su vez la importancia de contar con financiación para proseguir con esta investigación en la que ya se ha invertido, en cuatro años, 160.000 euros.

 

Por otra parte, la doctora Consuelo del Cañizo ha puesto de manifiesto que hasta ahora existían tratamientos en los que la enfermedad se adormecía. Así, cuando se dejaba de inhibir proteínas, las células cancerígenas volvían a reproducirse haciendo aparecer de nuevo la enfermedad. Entonces, según ella, de lo que se trata es que a partir de ahora el tratamiento con estas nuevas proteínas frene la reproducción de esas células y evitar padecer la enfermedad de nuevo.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído