El Instituto de Recursos Naturales y Agrobiología de Salamanca (Irnasa) y la Universidad de Salamanca han acordado intensificar su colaboración en materia de investigación y de docencia. Una de las principales iniciativas será la promoción de los servicios científicos del centro del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), que se ofertarán a través de la Plataforma de Apoyo a la Investigación 'Nucleus' de la Universidad de Salamanca, pensada para que investigadores y empresas aprovechen diversos recursos de la institución académica.
 
Juan Arellano, director del Irnasa, ha explicado a DiCYT (www.dicyt.com) que el centro puede ofrecer tres servicios a los investigadores. El más destacado por su carácter singular en el entorno es el Servicio de Biología Molecular, que cuenta con un biorreactor que está a disposición de los investigadores que desarrollan proteínas recombinantes y cuya alta capacidad les permite trabajar con grandes cantidades. Este servicio es especialmente importante porque en Castilla y León no existe un equipamiento de estas características, de manera que el Irnasa se convierte en la referencia para los científicos interesados en este campo.
 
En segundo lugar, el Servicio de Análisis e Instrumentación, aunque es más común y en este caso la Universidad de Salamanca sí cuenta con el tipo de recursos que ofrece, podría ayudar a agilizar el trabajo de muchos investigadores que se encuentren con que este servicio está muy demandado en la institución académica.
 
Finalmente, el Servicio de Microscopía Confocal es otro tipo de equipamiento que también tiene la Universidad de Salamanca, pero del mismo modo que en el caso anterior, puede haber investigadores que quieran agilizar su trabajo usando el del centro del CSIC. Aparte de estos tres servicios, el Irnasa dispone de una finca experimental de 70 hectáreas en la que científicos y empresas pueden utilizar diversas parcelas para sus trabajos de experimentación, bien. 

"Integrarnos en la Plataforma 'Nucleus' nos da más visibilidad", asegura el director del Irnasa, centro que también forma parte de la Red de Servicios Científico-Técnicos del CSIC. Ofrecer estos recursos puede ser una buena fórmula para financiar parte del trabajo que desarrollan los investigadores. Por otra parte, la colaboración con la Universidad de Salamanca se traduce también en la implicación de sus científicos en la actividad docente de la institución académica salmantina, según acordaron la semana pasada Juan Arellano y la vicerrectora de Investigación de la institución académica, María Ángeles Serrano.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído