El sindicato CSI-F ha celebradoeste jueves en el hotel Recoletos Coco su séptimo congreso provincial, donde se ha elegido al nuevo comité ejecutivo, la comisión de garantías y los censores de cuentas. El actual presidente, José Manuel de León, repite al frente del sindicato mayoritario entre los funcionarios, acompañado en la Secretaría General por Juan Carlos González, en la Secretaría de coordinación con empresa privada y Acción Social por Yolanda Fernández, en la Secretaría de Organización por Félix Velázquez, en la Secretaría de Acción Sindical por Emilio Colina y vicepresidente y Secretaría de Finanzas la ocupará Federico Martín. Durante el acto también se rindió un homenaje a Antonio Martín Mateos.

En su informe de gestión, el presidente de la Unión Provincial y también candidato a la reelección, José Manuel de León, incidió en la unidad conseguida en el sindicato en los últimos cuatro años, destacó y agradeció el trabajo de todos los afiliados como motor del reconocimiento social logrado por CSI-F en la ciudad. "De ahí nuestra presencia en sendos consejos de ciudad. En este sentido quiso resaltar el aumento en las cotas de participación en las juntas de personal y comités de empresa conseguidas por CSI-F, no sólo en el ámbito de las administraciones públicas y colectivo de empleados públicos, sino también la entrada de este sindicato dentro de la empresa privada como FCC o Qualytel", dijo. 
 
CSI-F, desde 2008, ha aumentado de 81 a 118 el número de delegados elegidos (un 45%) en administración pública, mientras que en privada ha duplicado (de 12 a 27). Por ello, De León quiso reconocer el trabajo de todos los sectores que configuran el sindicato y su presencia permanente en los centros de trabajo. Para el próximo ejercicio se propuso como meta la fidelización del afiliado a través de instrumentos como la acción social, la formación y la asesoría jurídica permanente y proseguir con la línea ascendente de afiliación. Desde 2008 hasta ahora hay 500 nuevos afiliados, pasando de 1700 a 2200 en 2012, haciendo de CSI-F un sindicato cada vez más representativo. El informe de gestión fue aprobado por unanimidad de los compromisarios.
 
Al congreso acudieron, en otras autoridades, el alcalde de Salamanca, Alfonso Fdez. Mañueco, y el vicepresidente de la Diputación, Francisco Albarrán, además de representantes de UGT y CCOO. Delante de todos ellos, en su discurso como reelegido presidente de CSI-F Salamanca, quiso mostrar su profundo desagrado y desacuerdo con el fondo y la forma de la gestión y decisiones adoptadas por los dirigentes políticos durante los últimos meses. “Ahora bien, hay estilos y estilos”, remarcó De León, “hay algunos dirigentes que escuchan y negocian, en referencia a Junta, Ayuntamiento y Diputación, y otros que imponen, Gobierno central. Todos podemos y debemos aportar soluciones y no sólo imponer”. Reconoció que “es el momento de arrimar el hombro, todos, pero también que los esfuerzos sean para todos y compartidos entre todos, y no sólo quedarse en recortar al empleado público que no puede defenderse”.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído