Los resultados del Informe del Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes (PISA) de 2012 de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) revelan que de los 44 países cuyos jóvenes se someten a las pruebas, España se posiciona en la ubicación 29, y 23 de los 28 países que integran la OCDE. Asimismo, en la categoría Resolución de problemas del informe nuestro país se encuentra 23 puntos por debajo de la media de la OCDE.

Estos resultados fueron presentados el pasado martes 1º de abril en Madrid por el director del programa de evaluación de alumnos, Andreas Schleicher y la secretaria de Estado de Educación, Montserrat Gomendio. Asimismo, desde el Ministerio de Educación informaron que la calificación media de España se ubica en el nivel 2 de los 6 establecidos por la OCDE. Esto significa que un español medio de 15 años puede interpretar una mapa y descubrir la ruta más corta siempre que tenga los tiempos de cada itinerario, y determinar el punto de encuentro para 3 personas que viven en lugares diferentes.
 
Sin embargo, de acuerdo a los resultados, estos estudiantes presentarían dificultades para comprar la combinación de billetes en el caso que perdiesen uno de los medios de transporte que tomaron. Además, tendrían problemas para manejar o programar dispositivos electrónicos como el mp3, el termostato o un robot aspiradora. En cuanto a los resultados en las pruebas de matemáticas y lectura, los jóvenes españoles obtienen puntajes inferiores a la media obtenida por los países de la OCDE: 475 puntos en matemáticas frente a los 497 de media, y 466 en lectura frente a los 496.
 
¿Por qué los jóvenes españoles obtienen resultados tan bajos en comparación con la media de la OCDE?

 

Según el director del informe PISA Andreas Schleicher, los resultados no reflejan diferencias sociales, regionales y tampoco a nivel de centros educativos, sino que los problemas se distribuyen a lo largo del país. Muchos expertos aseguran que esto se debe a la metodología de enseñanza del sistema español, orientado especialmente a la repetición de conceptos y memorización, en lugar de razonarlos y resolverlos de manera práctica.
 
Schleicher asegura además que la empleabilidad no se relaciona con el memorizar lo aprendido, sino con la capacidad de aplicar esas enseñanzas a resolución de problemas concretos. Agrega además que los países de mejores resultados brindan un mayor grado de autonomía a las instituciones educativas y esto genera transparencia.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído