La falta de experiencia en el entorno laboral y en la percepción de un salario apropiado influye en la capacidad económica de los jóvenes y, por consiguiente, en su acceso a la vivienda. Según el último informe del portal inmobiliario www.pisos.com, los inquilinos menores de 34 años destinan el 50,65% de su salario al pago del alquiler, de unos 605 euros de medio, sobrepasando con creces la recomendación oficial de destinar como máximo el 35% de los ingresos mensuales al pago de la vivienda.

En el caso de la hipoteca, cuyo precio medio en España es de 531,96 euros, los jóvenes menores de 34 años deben invertir el 44,53% de su sueldo. En comunidades como Madrid, Baleares o Cataluña, la situación es todavía más difícil, ya que el valor medio de las hipotecas en estos lugares es de 788,40 euros, 667,92 euros y 600,73 euros, respectivamente.

?Los jóvenes siguen teniendo muy complicado el acceso a una vivienda, ya sea como inquilinos o como propietarios?, señala Miguel Ángel Alemany, director general de pisos.com. El responsable del portal inmobiliario indica que ?la temporalidad que suele definir los contratos de este colectivo impide que los jóvenes constituyan una demanda fuerte dentro del mercado de la compra?. Asimismo, Alemany expone que esta inestabilidad laboral ?favorece que muchos acuerdos de alquiler sigan pactándose en la sombra, lo que conlleva un alto grado de desprotección?.

Para hacer frente al actual contexto de precariedad salarial, los jóvenes optan por compartir piso, asumiendo el alquiler de una habitación en lugar de la vivienda entera. Además, y según el último informe de pisos compartidos realizado por pisos.com, el precio medio de la habitación en alquiler ha caído un 19,07% respecto al año pasado, lo que motivaría este cambio.

La franja de edad que más demanda el alquiler de este tipo de inmuebles está comprendida entre los 18 y los 25 años (49,66%). Los inquilinos de entre 26 y 35 años suponen el 29,14%. A su vez, de estos porcentajes, el 53,55% son mujeres frente al 46,45% de hombres, lo que se explica, en parte, debido a la inferioridad de los sueldos de las primeras.

La brecha salarial de género es algo patente desde hace años en este tipo de indicadores. La mujer menor de 34 años invierte el 56,32% de sus ingresos en afrontar el alquiler o el 49,52% en pagar la hipoteca, superando la media masculina en ambos casos, del 47,2% y el 40,48% respectivamente.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído