El consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, ha informado de que la Junta ha encontrado unas 70.000 discrepancias en tarjetas sanitarias de la Comunidad que no pueden calificarse de “situación de fraude consciente” y que, en su mayoría, se refieren a “jóvenes beneficiarios que seguían figurando como dependientes de sus padres después de haberse incorporado al mercado de trabajo”.
 
Sáez Aguado recalcó que el propio sistema informático “corregirá automáticamente” el problema y que “asignará un código de ‘copago’” a los beneficiarios, del 40 o el 50 por ciento del precio del medicamento en función de su renta. Dicha corrección se aplicará “tanto a las tarjetas como a la historia clínica”, añadió el consejero tras recordar que el Ministerio de Sanidad ha localizado a nivel nacional 200.000 casos en los que hay discrepancias.
 
Sobre el copago, reconoció que la medida supondrá “un cierto esfuerzo” para estos últimos, ya que tendrán que asumir un diez por ciento del coste de los fármacos, con un límite de ocho euros al mes en las pensiones “más bajas” y de 18 euros en las “medias”. Sáez Aguado insistió en que, según las estimaciones de la Junta, el 86,5 por ciento de los pensionistas de la Autonomía tendrán que hacer una aportación “no superior a los ocho euros al mes”.
 
Por ello, Sáez Aguado pidió “tranquilidad” a los pensionistas y también a las farmacias, ya que, aunque la medida se ha aplicado “con rapidez” y con un “esfuerzo importante” por parte de la Consejería, “no habrá problemas en un 95 por ciento de los casos”. “Las cosas van a funcionar, aunque en casos concretos se genere algún problema”, aseguró tras recordar que en las últimas semanas se han mantenido “numerosísimas” reuniones con los colegios farmacéuticos para allanar el camino.
 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído