El presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, considera "necesario" estudiar la oportunidad de establecer nuevos impuestos a partir del próximo año para financiar los servicios públicos fundamentales y ofreció a los Grupos Políticos de las Cortes intentar alcanzar un acuerdo. En este sentido, explicó que la recaudación por tributos tradicionales sigue cayendo y que sólo ha sido compensada en parte por nuevas figuras impositivas "que no siempre son pacíficas". 

 
Herrera también mostró su desacuerdo con la reducción de fondos destinados a la dependencia ya que va a suponer "un mayor desequilibrio entre las aportaciones del Estado y de las Comuniades" y supondrán un mayor esfuerzo para los beneficiarios del sistema. Por el contrario, el jefe del Ejecutivo autonómico se felicitó de que el Gobierno haya primado los servicios profesionales sobre las prestaciones económicas en la Dependencia.

Además, el presidente de la Junta advirtió de que “el control y la reducción del déficit y la deuda no es un capricho ni una opción, sino una necesidad sobre la que, nos guste o no, no tenemos libertad y alternativa”, en la línea de lo manifestado en la última intervención del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en el Congreso. Según sostiene, este control es “clave para el crecimiento” y para “garantizar los servicios públicos fundamentales”, así como una “condición obligatoria” para que España pueda beneficiarse de las ayudas de la Unión.

 
Juan Vicente Herrera sostiene que las medidas que se han implementado “son excepcionales en un momento excepcional” y reconoce que son “justamente contrarias a las previstas inicialmente por el Gobierno”, por lo que deben considerarse “desde el máximo respeto al conjunto de ciudadanos y sectores a quienes más directamente afectan, a quienes se piden un mayor esfuerzo y sacrificio” y asegura que debe entenderse “totalmente legítimo el malestar y el enfado” que provocan”. Herrera hace referencia a la polémica surgida por la intervención de la diputada Andrea Fabra en el Congreso y tiende la mano a los empleados públicos a quienes expresa su reconocimiento, lo que levanta los primeros aplausos del PP.

 

El presidente de la Junta quiso dejar claro hoy que Castilla y León “está totalmente comprometida en el gran esfuerzo nacional de consolidación fiscal y de control del déficit y la deuda”, algo que se puso de manifiesto en la elaboración de los presupuestos de este año y que se va a expresar en su ejecución “respetando el límite y evitando, por tanto, incurrir de nuevo en exceso de déficit”. Herrera explica, por primera vez en persona, la abstención de Castilla y León en el último Consejo de Política Fiscal y Financiera: fue en disconformidad por la rebaja de objetivos de 2013 y 2014 ya que significaba un nuevo ajuste de 230 millones de euros y “suponía un cambio no previsto y por lo tanto no valorado suficientemente”.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído