La Junta de Castilla y León, a través de la Dirección Provincial de Educación, y la asociación Pyfano, han organizado el curso 'La educación del alumnado convaleciente' dirigido a profesores de los centros educativos de Salamanca y que comienza este miércoles a las 17:30 en el CFIE (Calle Pío Baroja, 1). Con  un carácter teórico-práctico, abrirá un espacio para el debate sobre  cómo contribuir a la formación del profesorado para que proporcionen la ayuda necesaria a los niños y adolescentes oncológicos y conseguir así potenciar sus capacidades físicas, cognitivas, afectivas, sociales y educativas; tendiendo en cuenta sus propias cualidades y limitaciones derivadas de la enfermedad.

La respuesta educativa que requiere este alumnado, durante el período de tiempo más o menos prolongado en el que la enfermedad no permite la asistencia al centro educativo, se concreta en los programas de Aulas Hospitalarias y de Atención Educativa Domiciliaria. En ambos programas se atiende al alumnado procurando su conexión con el centro educativo donde está matriculado. El profesorado de los programas y del centro educativo mantiene los contactos necesarios para facilitar la vuelta al colegio o al instituto en cuanto las condiciones de salud lo permitan.

 
En la actualidad se atienden a 9 alumnos que por su enfermedad reciben diariamente en su domicilio  una atención educativa individualizada y adaptada  a sus necesidades y su nivel escolar y al curso que le corresponda, con el objetivo de asegurar la continuidad del proceso de enseñanza y aprendizaje y evitar el posible desfase escolar que pudiera derivarse de su situación. Las profesoras encargadas de llevar a cabo la atención domiciliaria en  coordinación con el profesor tutor realizan  el seguimiento de estos alumnos y colaboran en el proceso de evaluación correspondiente. De esta manera se asegura  la reincorporación a su centro. 

La escolarización que es un factor importante en el desarrollo psicomotor, afectivo, cognitivo y social de la persona,  especialmente en las situaciones en las que se ha de hacer frente a la enfermedad. Asegurar las condiciones de mayor normalidad no sólo repercutirá en las perspectivas futuras de desarrollo, sino que contribuirá a llenar de contenido la vida cotidiana y a sobrellevar las dificultades que la enfermedad genera en cada momento. Pilares básicos para la organización de dicha respuesta son la información y la formación. Tener un conocimiento adecuado de las características de cada enfermedad, de la repercusión que ésta tiene sobre la vida del alumno o alumna y de las atenciones que en el centro educativo se han prestar es fundamental para organizar la atención educativa del alumnado convaleciente.

 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído