En un contexto de mercado de recesión económica, tipos de interés en mínimos históricos y descenso de la actividad bancaria general, unido a  los continuos cambios regulatorios, destaca la capacidad de la Entidad de generar ingresos recurrentes y el buen comportamiento del negocio típico bancario. A ello se unen unos sólidos datos en los principales parámetros de la gestión bancaria, como son la solvencia, el equilibrio de liquidez y la morosidad, reflejo de una gestión prudente y adaptada al complejo escenario presente.

La entidad presenta un ratio de solvencia, medido en términos de Capital Principal del 11,13%,  superando ampliamente el mínimo del 9% exigido a partir de enero de 2013. El ratio de depósitos sobre créditos concedidos alcanza el 92,1%, cuando las entidades del sector se sitúan, como media, en el 71,9% (información agosto 2013). Además, Laboral Kutxa presenta un ratio de morosidad del 8,67%, sensiblemente inferior a la media del sector, que alcanza al mes de agosto el 12,23%. 

 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído