El pasado día 11 comenzó la vigésimo cuarta edición de la Feria de Barro y a unas horas de que cierre los artesanos, en general, están bastante descontentos con las ventas de este año, así lo explicaba una de las responsables de los puestos “este año ha sido más floja que otros años”. Sin embargo, dependiendo del puesto había disparidad de opiniones: “Este año está bastante flojo, pero me han dicho que el año pasado fue un fiasco”.
 
Lo que sí han destacado los artesanos es que “ha habido mucha gente, pero las ventas han estado muy flojas”, aún así los hay que han añadido que esperan “que hoy se nos arregle el día”. Asimismo, según han explicado los artesanos las ventas variaban según el día, ya que, “nos ha ido bien, aunque ha habido días más flojillos que otros”, y otros han asegurado que “personalmente me ha ido bien, porque últimamente te vende poco en estas ferias, pero hay compañeros a los que les ha ido mal, y los hay que no han cubierto ni gastos”. 
 
El espacio para la Feria de Barro ha sido cedido, al igual que en años anteriores,  por el Ayuntamiento de Salamanca, y aunque Caja Duero ha colaborado con una pequeña aportación económica el montaje de la feria ha corrido a cargo de la asociación y de los propios vendedores.
 
Respecto al número de asistentes, Gerardo Cambronero, presidente de la Asociación de Artesanos del Barro de Salamanca, destacó, el día de la inauguración, que este año sólo ha habido cincuenta y dos artesanos, y no sesenta como en ediciones anteriores, por las obras que hay en la zona. Pero "para los alfareros es una feria de obligada visita,  a los alfareros les gusta asistir, las ventas son buenas, el espacio es precioso y Salamanca es una ciudad de muchos atractivos".

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído