En estos momentos en que se están poniendo en duda muchos aspectos de la sanidad pública debido a la política económica y de recortes, el presidente del Colegio Oficial de Médicos de Salamanca, Manuel Gómez Benito, en una entrevista a SALAMANCA24HORAS, deja claro su parecer de que la medicina pública no puede faltar, pero tampoco la privada, que, dice, "deben ir ambas de la mano".

¿Cómo cree que podrían afectar los recortes en sanidad a la provincia de Salamanca?

Los recortes son tan generales que nos afectarán igual que en cualquier otra provincia, independientemente de las particularidades de cada una de ellas. Por otra parte, los recursos humanos no van a fallar a pesar de que se hayan aumentado las horas de trabajo, pero los medios técnicos requieren una manutención que se ve reducida con estos recortes y esto se convierte en una pérdida de calidad en cuanto a medios complementarios de diagnóstico se refiere. Ahora mismo están llegando el país a un límite de precipitación económica muy alto y puede que tengamos que empezar a prescindir de algunos de estos medios, como el PET del que tanto se ha hablado. Para seguir adelante hacen falta paciencia, voluntad y experiencia.

¿Habrá reducciones de plantilla o plazas en los hospitales?

Las reducciones de camas que se han hecho han sido las que se hacen todos los veranos, pero en ese aspecto tanto los servicios como los recursos humanos que tenemos no deberían de reducirse puesto que el médico debería de suplir esa deficiencia. Es más bien al contrario, las consultas están aumentando y hay médicos que pasan consulta por las tardes de manera gratuita, cuando antes era necesaria una autorización para suplir las guardias. Por nuestra parte no se va a disminuir la asistencia en ese aspecto.

En cuanto a las medidas que se están tomando en Sanidad, ¿cómo cree que puede verse afectado el sector privado?

Los médicos en la consulta privada no tenemos facturas. Entregamos al enfermo una nota por si quiere presentar desgravaciones pero no cobramos IVA. Los honorarios son libres, aconsejados por cada médico según su propio trabajo y las compañías ya establecen unos baremos de los que no se apean a pesar de que nosotros creemos que cada vez son más reducidos y que cada vez cubren menos nuestro trabajo. Después de recibir esos honorarios sí que pagamos un porcentaje a hacienda por cada enfermo que vemos, aparte del IRPF de junio, pero no tiene nada que ver con el IVA.

El consejero de Sanidad, Luis Rosado, presentó en el Colegio de Médicos de Alicante un plan de gestión privada de la red de sanidad pública, no sé si lo conoce…

Sí, estoy al tanto. Se trata de hospitales públicos regentados por empresas privadas y funcionan estupendamente bien. El último artículo que he leído sobre este tema es de Juan Abarca Cidón, que es el presidente de una sociedad que hay en Madrid de empresarios de medicina privada; en él contaba que hay más de 400 hospitales en España que se dedican a ejercer la medicina privada y esto son muchos hospitales, algo bueno estarán haciendo. Abarca Cidón claramente dice que ambas medicinas, tanto la pública como la privada, tienen que ir de la mano; de esta forma el Estado se ahorraría muchísimo dinero mediante colaboraciones y convenios.

Si, además, a la persona que contrata un seguro por enfermedad con una compañía de las que hablaba antes, se le proporciona una desgravación… el dinero que da la sanidad pública está calculado, mueve más de 500 millones de euros. Si ambas medicinas trabajasen juntas, los hospitales se desahogarían y las listas de espera se agilizarían. Pero todo esto con convenios; no se trata de privatizar, pero últimamente se utiliza mucho esa palabra de manera errónea cuando se habla de cualquier cosa relacionada con la medicina privada. Y no es así. La medicina pública no puede faltar, eso es obvio, pero la privada tampoco, y ambas han de ir de la mano para ahorrar gastos innecesarios.

¿Cuál cree que es el estado actual de la medicina en cuanto a salidas laborales?

Hemos tenido años muy buenos en los que no había nada de paro. Antes, en los colegios de médicos tenías bolsas de trabajo y un vocal de parados que en el momento en que no había parados desaparecieron. Es verdad que no todos los médicos tenían una plaza fija, pero a lo largo del año todos encontrábamos sustituciones que nos permitían vivir con un sueldo digno el resto del año.

Ahora, sin embargo, las cosas están volviendo para atrás. De nuevo vuelve a haber médicos sin plaza, empieza a haber problemas en cuanto a las salidas laborales… Y aquí es cuando aparece otra vez la emigración de médicos. Esto ha sucedido siempre entre provincias, pero ahora se está volviendo a ver cómo la gente se va a Europa o a países hispanoamericanos a trabajar.

¿Se ha contemplado la posibilidad de reabrir esa bolsa de trabajo y el puesto del vocal de parados en los Colegios de Médicos?

Estamos pendientes de ello. Estaría muy bien que se retomase una figura similar que pudiera regular y canalizar el trabajo que vaya saliendo para sacar el mejor partido a las pocas plazas vacantes que pueda haber.

¿Algún consejo para los estudiantes y recién licenciados en Medicina?

Que sepan que van a llegar a una profesión muy seria, importante, muy difícil, enormemente hermosa y agradecida. Pero todo esto se consigue con esfuerzo, sacrificio, aprendizaje… y ahora mismo van a tener que hacer lo que deberíamos hacer todos: trabajar el doble para ganar la mitad. Es duro, pero no hay otra salida, porque las plazas no se mueven y apenas salen concursos. Aún así, que no se desilusionen porque la carrera al final compensa con creces.

Si alguien piensa que no va a estar suficientemente compensado ya sea económica como personal o anímicamente, que se marche. No lo digo como algo negativo, sino como una experiencia para aprovechar esos primeros años. Que se marchen para luego regresar, pero que sigan aprendiendo tanto medicina como idiomas o cualquier otra cosa, pero que no dejen pasar los primeros años sin hacer nada… Tanto en Centroeuropa como en Sudamérica aún hay posibilidades de salir adelante. Además, la edad con la que se terminan los estudios y se tienen los conocimientos frescos es la mejor para aprender y aprovechar una experiencia de ese tipo.

En cuanto a la relación del Colegio de Médicos con los sindicatos, ¿se ha planificado algún tipo de protesta frente a los últimos recortes?

Los sindicatos tienen su función y su estilo de actuar propios. El Colegio de Médicos no tiene por costumbre, ni por principios ni por su situación de independencia, beligerar con enfrentamientos o reivindicaciones que tengan que basarse en la protesta o en la algaraba. Desde aquí preferimos hacerlo en paralelo con las administraciones sanitarias y llamar la atención de una manera discreta.

Por ejemplo, recientemente escribí un artículo sobre la comida del hospital. Es algo que nunca ha sido gran cosa pero que ha mantenido siempre un espíritu de unión y comunicación; por eso, el hecho de que la quiten me ha parecido un hecho bastante importante sobre lo que no me ha importado manifestarme públicamente.

Por otra parte, yo viví hace unos años una época muy mala para los médicos y por entonces, en los años 80, cuando hicimos huelga yo fui el primero que estuvo allí; además, para la mayoría de los médicos sí que se consiguió lo que se pretendía. Pero aquella época era una época en la que España podía soportar huelgas, y de hecho salió a flote y la situación se solucionó bastante bien. Sin embargo ahora mismo nos encontramos en una situación tan precaria en la que, aunque personalmente, como humanos que somos, necesitemos protestar, públicamente creo que es inútil hacer algo así. Ahora mismo no hay posibilidad de volver a la situación anterior, por lo que no pienso que sea útil dar esa imagen de algaraba o ponerle trabas al actual gobierno de manera innecesaria. Estamos intervenidos, no tenemos posibilidad de conseguir nada, por lo que todo lo que sea una posibilidad de guardar la apariencia sobria de los médicos hay que aprovecharlo.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído