La nueva Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (Lomce) también conlleva novedades en lo que se refiere a las normas de organización, funcionamiento y convivencia. La normativa indica que se establezcan planes de convivencia, medidas correctoras de carácter educativo y se reconoce la autoridad del profesorado, reconocida ya en la Ley de Autoridad del Profesorado (aprobada el 8 de abril en las Cortes de Castilla y León).

El profesorado dispondrá de presunción de veracidad en sus informes y declaraciones en caso de versiones contradictorias en un litigio derivado de su función docente. Asimismo, y como consecuencia directa del reconocimiento como autoridad pública, en el supuesto de que el profesorado sea víctima de agresiones o intimidaciones graves derivadas de su tarea docente, estas podrán ser calificadas como delitos de atentado a la autoridad, lo que significa un endurecimiento en las penas de los autores.
 
La ley reconoce la autoridad del profesorado y fomenta la consideración y el respeto que merecen en el ejercicio de sus funciones y responsabilidades, con el fin de procurar el adecuado clima de convivencia en los centros educativos de Castilla y León y garantizar el derecho a la educación del alumnado. Una consecuencia directa del reconocimiento de autoridad pública, en el ámbito penal, es que las agresiones o intimidaciones graves al profesorado deber ser calificadas como “delitos de atentado a la autoridad” (art. 550 del Código Penal), castigados con penas de 2 a 4 años de prisión y multas de 3 a 6 meses.
 
 El Plan de Convivencia Escolar de Castilla y León incluye, además, otras innovadoras aportaciones como la figura del coordinador de convivencia de centro –existente en todos los centros públicos de Castilla y León y en la práctica totalidad de los centros privados concertados-, como persona especialmente encargada de impulsar el plan de convivencia y el buen clima en las aulas, así como la creación, mediante un intenso programa formativo, del alumnado ayudante y mediador en caso de conflictos.
 
Además de estas actuaciones, es preciso destacar la publicación, en 2007, del Decreto por el que se regulan los derechos y deberes de los alumnos y la participación y los compromisos de las familias en el proceso educativo, y se establecen las normas de convivencia y disciplina en los centros, que ya en su exposición de motivos incluye el refuerzo de la autoridad del profesorado como uno de sus ejes.
 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído