Respecto al tipo de jornada, en 2013 se observaron menos diferencias salariales entre personas con y sin discapacidad en los contratos a tiempo parcial, para los cuales la ratio salarial se situó en el 91,0%. Por tipo de contrato la ratio resultó similar, tanto para el contrato indefinido como para el de duración determinada (84,5% y 84,2%, respectivamente).

La ocupación de los trabajadores es la variable más ilustrativa de la situación laboral de las personas con discapacidad. En 2013, en ningún grupo de ocupación las personas con discapacidad superaron el salario bruto de la población sin discapacidad.

Las personas con discapacidad en puestos de ocupación altos (directores y gerentes; técnicos y profesionales científicos, técnicos intelectuales y de apoyo) y en puesto de ocupación bajos (operadores y trabajadores no cualificados) redujeron sus diferencias salariales respecto a las personas sin discapacidad en los mismos puestos, pues aumentó la ratio salarial respecto a 2012, situándose en el 95,1% y 83,1% respectivamente.

Por el contrario, en puestos de ocupación medios (empleados, artesanos y trabajadores cualificados) las personas con discapacidad aumentaron la brecha salarial respecto a 2012, reduciéndose la ratio salarial al 97,0%.

Si se atiende a las características de la unidad de trabajo y de la empresa, el salario de las personas con discapacidad aumentó según se incrementaba el tamaño del centro.

Aunque en todos los casos el salario de las personas con discapacidad resultó inferior al de las personas sin discapacidad, las mayores diferencias se registraron en centros de cotización de tamaño mediano (de 50 a 199 trabajadores), con niveles salariales para las personas con discapacidad un 33,2% inferiores a las de sin discapacidad.

Por sectores de actividad, las diferencias entre los salarios de las personas con y sin discapacidad fueron menores en el sector Servicios.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído