Los conocimientos no se miden ya por los títulos académicos, sino por la cualificación de una persona para desarrollar un oficio concreto. Esta es la tendencia que marcan las contrataciones en la época estival en Salamanca. Y es que el sector puntero en la provincia en verano, el sector servicios, demanda conocimientos específicos del puesto de trabajo.
 
Así, no basta con tener ganas e ilusión por trabajar, ya que si una empresa demanda un puesto de camarero, quiere una persona que se haya formado o tenga experiencia en dicho ámbito. 
 
Consciente de ello, la Junta de Castilla y León, a través del Servicio Público de Empleo de Salamanca realiza cursos específicos para desempleados, porque como afirma su responsable en la provincia, Pedro Grijalba, “la mano de obra no cualificada lo tiene muy difícil”. En este sentido, Grijalba recuerda que cuando recibieron los programas alemanes para enviar trabajadores “buscaban dependientes de panadería o auxiliares de carnicería”, puestos muy específicos, que en algunos casos se desconocía hasta su existencia.
 
La exigencia del mercado cada vez es mayor y el gerente del Ecyl asegura que “el empleo lo generan las empresas y nosotros tenemos que ayudar a que los trabajadores estén en las mejores condiciones posibles”.
 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído