El Ministerio de Fomento ha rectificado y no eliminará el tren regional entre Salamanca y Ávila, cuya desaparición estaba fechada para junio al considerar el Gobierno que el trayecto es deficitario. Así, se incluía dentro de una lista de 48 líneas a suprimir en toda Castilla y León, pero finalmente, junto con la de Puebla de Sanabria a Zamora, no se suprime este fin de semana. El Ministerio se reunirá con los sindicatos el próximo 23 de junio para estudiar si el tren entre las capitales charra y abulense se deja como está o se introducen algunos cambios. 

Las cuentas son claras para el Ministerio de Fomento a la hora de justificar la reestructuración de las líneas ferroviarias de media distancia. Con la supresión de estos trayectos deficitarios se logrará ahorrar 86,5 millones de euros anuales, según la memoria económica presentada meses atrás durante el anuncio de la eliminación de estas líneas, entre las que se encontraba la que une Salamanca con Ávila. El viaje entre la capital del Tormes y la ciudad abulense tuvo un resultado negativo de 607.156 euros el año pasado, según los datos del Gobierno. De entre las 48 líneas a suprimir se encuentra entre las menos deficitarias.

 
El Ministerio de Fomento justificaba en las pérdidas la desaparición del tren regional entre Salamanca y Ávila, dejando en tierra a 2.177 viajeros al año en una línea que está entre las menos deficitarias de las que se quieren suprimir a partir del 2 de junio. Los usuarios de este servicio de transporte ferroviario se quedaban sin la opción de un viaje diario de ida y vuelta entre ambas capitales. Así, teniendo en cuenta que el déficit anual es de 607.156 euros, eso arrojaría que cada viajero de la línea de tren entre Salamanca y Ávila supone al Estado un desembolso de 278 euros, una cantidad que para sindicatos y asociaciones es asumible frente a otros despilfarros que mantiene el Gobierno.
 

Seis alcaldes de Salamanca y Ávila elaboraron un manifiesto contra la próxima supresión del tren regional entre ambas capitales. Los regidores de Peñaranda de Bracamonte y Villar de Gallimazo, así como de San Pedro del Arroyo, Crespos, Chaherrero y Narros del Castillo, se reunieron en Peñaranda de Bracamonte para mostrar su disconformidad con la decisión del Ministerio de Fomento de eliminar los viajes directos entre ambas capitales. Así, en el manifiesto solicitaban al Gobierno que reconsiderara su postura, pues a quienes más perjudica es a los pueblos por donde transcurre la línea, en la que también están implicados los municipios de Babilafuente, San Morales y Aldealengua. Y es que en algunas de estas localidad ni siquiera hay autobús, por lo que se deja sin opciones de transporte a sus habitantes.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído