Un estudio de la red social scolartic.com destaca que más de la mitad de los docentes encuestados tienen o han tenido problemas a la hora de implantar las nuevas tecnologías en el aula. Entre los motivos se extrae el tiempo que requiere la formación en estas herramientas, la inversión en ellas, o que los gobiernos aún no han adaptado sus políticas a este nuevo tipo de recursos didácticos.
 
En el caso concreto de España, que representa cuantitativamente más de la mitad de la muestra conformada por docentes procedentes de nueve países iberoamericanos diferentes, la mayor parte de los encuestados asegura aplicar las tecnologías de la Información en clase por iniciativa propia. Sin embargo, el 52% de los docentes asegura haber tenido problemas para implementar las TIC, ya sea por aspectos técnicos o por barreras en los propios centros debidas a déficits en las infraestructuras físicas (ordenadores solo en el aula de informática) o de las comunicaciones (baja conectividad). Sin embargo, al preguntarles sobre si merece la pena usar las TIC en las aulas, un 83% manifiesta que “por supuesto que sí”, mostrando clara voluntad de aplicarlas y considerando que aún hay un claro margen de mejora en su implantación.
 
El retrato robot del profesor TIC
 
Residente en España, profesor de secundaria, con una edad comprendida entre los 31 y los 50 años, con más de 16 de experiencia y que aplica por iniciativa propia las Tecnologías de la Información en el aula. Éste sería el retrato robot del docente 2.0, un profesional capaz de adaptarse a los nuevos tiempos de manera proactiva. En líneas generales, destaca además la homogeneidad en cuanto a inquietudes por parte de los profesionales que han participado en este ejercicio. 
 
El uso de aplicaciones móviles y los teléfonos inteligentes está muy extendido en nuestras vidas, por eso la educación no se va a quedar atrás y la mayoría de los profesores confían en este soporte para dar clase, compartir contenidos con sus alumnos en tiempo real o hacer la clase más interactiva. Preguntados acerca de si el soporte digital se acabará imponiendo sobre el papel - representado por los libros de texto-, los docentes encuestados se muestran divididos: el 35% considera que los libros de texto van a desaparecer. Por contra, el 44% asegura que las TIC son herramientas complementarias.
 
En cuanto a herramientas tecnológicas, las herramientas más usadas son email, Moodle, Facebook, Tablet, twiter, Google, Smartphone, Blogs. Por otro lado, cabe destacar la preeminencia de Facebook a nivel global como herramienta educativa, al ser utilizado por un 12,9% de la muestra, una cifra que entre el claustro español no llega al 7%. 
 
¿Y los dispositivos móviles? ¿Qué papel juegan en el aula? A juzgar por los resultados obtenidos a partir de la muestra, los resultados son esperanzadores: por un lado, consideran en un 95% que las apps pueden ser un magnífico recurso didáctico, siendo un 85,19 % los que apoyan el Smartphone como herramienta educativa, de los cuales un 14,5% de los encuestados aseguran utilizar bien smartphones o tablets en sus sesiones, una cifra ligeramente inferior en la realidad española.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído