La Federación de Servicios Públicos de la Unión General de Trabajadores (UGT) de Salamanca denuncia las condiciones de trabajo en el edificio industrial englobado en el proyecto del nuevo hospital de Salamanca. El sindicato explica que el edificio fue diseñado para albergar los talleres y lleva terminado varios años. "Pero la nueva gerente ha decidido, improvisadamente, destinarlo a oficinas administrativas, retirando lavabos e instalaciones propias de talleres, ocultando algunos equipos con mamparas y dejando a la vista grandes tubos de ventilaciones y aspiración, cañerías de todos los tamaños en el techo y cemento pulido en suelos, que desprende polvo, ocasionando molestias en garganta, ojos y piel de algunos trabajadores", añade.

La gerente ya ha protagonizado varias polémicas en apenas cuatro meses en el cargo, como instalar tiendas de campaña en la calle para resonancias magnéticas o tardar casi un mes en tramitar la solicitud de un tratamiento especial para un niño con una enfermedad rara. Su nombramiento ya fue polémico por los problemas que tuvo en los hospitales de Toledo, Guadalajara y Móstoles.

El pasado 2 de septiembre la delegada de prevención de riesgos laborales de UGT solicitó, ante el inminente traslado de trabajadores, que la Gerencia diera traslado a los delegados de prevención de la  evaluación de riesgos del nuevo edificio industrial, ya que no constaba la adecuación del mismo a lo dispuesto en el Real Decreto 486/1997 por el que se establecen disposiciones mínimas de seguridad y salud en los lugares de trabajo. "Recientemente se nos ha entregado un Informe sobre ocupación por puestos de tipo administrativo en algunas salas del edificio industrial, y un Informe sobre los accesos del edificio industrial", explica Susana Sánchez.

Añade que el informe sobre ocupación no constituye una evaluación inicial de riesgos, ni del mismo se desprende la adecuación o no del espacio de trabajo a los requerimientos legales. "Únicamente contiene planos de las oficinas, especificándose un nivel aproximado de iluminación y el nivel de ruido, pero sin hacer mención de las condiciones concretas de las mediciones, equipos utilizados, etc. ni a otro tipo de aspectos que pueden afectar a la seguridad y salud de los trabajadores".

Por otro lado, en este informe se reconoce que existen dependencias sin calefacción y espacios en los que se superan los 55 dedibelios. Tampoco se hace referencia a cuestiones tan importantes como condiciones ambientales, condiciones de protección contra incendios, medidas de emergencia y evacuación, espacios de trabajo, etcétera. "Esta situación está creando un gran malestar,  entre los trabajadores desplazados", afirma la delegada de UGT.

Por todo ello, el sindicato considera que el cambio de ubicación de estos servicios no cumple la legislación vigente, ni los requisitos de información, consulta previa y participación previstos en los artículos18, 33 y siguientes de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales y 11 y 12 del Real Decreto 486/1997, habiéndose realizado de forma precipitada, sin coordinación y sin que los trabajadores cuenten con los medios necesarios para desarrollar su trabajo. De ahí que se haya denunciado el asunto en la Inspección de Trabajo.

La Central Sindical Independiente de Funcionarios (CSI-F) incide en este problema. Así, ha remitido un escrito en el que denuncia que el solado de los locales del edificio industrial del hospital es de cemento, soltando mucho polvo. También las tuberías del techo al estar al aire. Y al final del pasillo de la planta baja, al lado izquierdo, existe una zona llena de polvo y pelusas, ubicada a la salida de aire de los extractores que atraviesan toda esa zona de talleres. Por eso el personal se queja de picor de garganta y ojos rojos, ya que apenas se limpia el suelo.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído