El peaje de las autopistas dependientes de la Administración General del Estado subirá una media del 3,2 por ciento a partir del próximo 1 de enero de 2012, lo que supone el mayor incremento desde 2009. En concreto, el aumento del precio de las vías de pago del próximo año será superior a la inflación (2,9 por ciento interanual a cierre de noviembre), y más del doble respecto a la subida del 1,44 por ciento aplicada en 2011.

 

La subida del peaje se aplica a toda la red estatal de autopistas, esto es, a todas las vías salvo las dependientes del Gobierno catalán, al túnel de Sóller de Palma de Mallorca, a Autopistas de Navarra (Audenasa), y a otras pequeñas vías de pago dependientes de los gobiernos de Galicia y País Vasco. A esta actualización será preciso sumar los incrementos adicionales que el Gobierno autorizó aplicar a determinadas concesionarias en el marco de las medidas que acordó ante el riesgo de quiebra que presentan. Este es el caso de la R-2 y la Autopista Cartagena-Vera.

 

Esta actualización del precio de los peajes se aplica en tanto el sector atraviesa una contracción provocada por la caída de tráfico derivada de la crisis, y ante el riesgo de quiebra que afrontan algunas concesionarias que además tuvieron que hacer frente a importantes costes de expropiación de terrenos. En estos años, el mayor incremento de precios se aplicó en 2009, cuando los peajes subieron un 4,46 por ciento. El resto de los ejercicios osciló entre la congelación de 2010 y el aumento del 2,93 por ciento de 2005.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído