El aracnocóptero, un sistema aéreo no tripulado de pequeño tamaño, desarrollado y fabricado por la empresa Arbórea IntellBird en Salamanca, es una herramienta consolidada ya en la industria eólica internacional, y en la actualidad se abre a otras áreas como la formación de pilotos militares. La reciente firma de un convenio específico en materia de formación entre la Universidad de Salamanca y el Estado Mayor del Ejército del Aire permite consolidar la colaboración entre esta empresa, que pertenece al Parque Científico de la institución académica, y la Escuela UAS del Ejército del Aire, englobada dentro del grupo de Escuelas GRUEMA en la Base Aérea de Matacán (Salamanca).
 
Arbórea ha comenzado a aportar profesorado y sistemas en los cursos de formación de pilotos de RPAS del Ejército español y a recibir formadores militares en los cursos de operadores civiles que imparte en el Parque Científico de la Universidad de Salamanca, según la información que la compañía de I+D+i ha proporcionado a DiCYT (www.dicyt.com).
 
Por otra parte, tras la reciente incorporación de Iberdrola y CDTI al capital social de la compañía, el equipo multidisciplinar de la compañía ha ampliado sus actividades de I+D+i relacionadas con el campo de los drones o vehículos aéreos no tripulados. Además de desarrollar un nuevo modelo Aracnocóptero EOL6.3 para la inspección de palas de aerogeneradores, que ya presta servicio en diversos países, ha creado un nuevo software de inspección eólica, Web BLade, que permite optimizar la toma de datos realizada con las aeronave EOL6 y proceder al mapeo de las palas de estas enormes estructuras en busca de defectos. Web BLade genera informes de gran precisión en escaso tiempo. Según explica la compañía, este nuevo software integrado con la aeronave consolida la plataforma Aracnocóptero como “el sistema actualmente más eficiente y rentable para inspeccionar palas de aerogeneradores”.
 
Mediciones termográficas
 
Además, Arbórea presenta dos novedades importantes de cara a la comercialización de sus productos en otros sectores. Por una parte, está el Sistema IR6, que consiste en una aeronave UAV capaz de realizar mediciones termográficas radiométricas con gran resolución. La aeronave, cuyo vuelo automático puede ser programado y gestionado desde una simple tablet, integra un potente procesador multinúcleo que gestiona las imágenes obtenidas y permite su procesado mediante un software de inspección termográfica que genera informes. El sistema IR6 se desmonta y traslada en una caja que cabe en el maletero de cualquier utilitario. Se trata de la herramienta de inspección térmica aérea más avanzada del momento instalada en un pequeño UAV. Su empleo abre nuevas vías a la inspección y mantenimiento predictivo en estructuras industriales en busca de puntos calientes, grietas, fugas de agua o sencillamente en la mejora de la eficiencia energética.
 
Por otra parte, el Sistema TF es “el primer multirrotor con diferentes kits de brazos intercambiables, que permite adaptarse a condiciones climatológicas o cargas de trabajo muy diversas manteniendo siempre el mejor rendimiento”, explica la información proporcionada por la empresa. Esta nueva concepción en el diseño de estas aeronaves, registrada por Arbórea, supone un avance en la proyección práctica, expandiendo el uso potencial de estos sistemas a gran cantidad de aplicaciones tanto en entorno civil como militar. Próximamente, Arbórea presentará todas estas novedades en la feria UNVEX de Madrid, un evento sobre vehículos no tripulados que tendrá lugar entre el 4 y el 6 de marzo.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído