La Asociación de Empresarios Salmantinos del Comercio (Aesco) presentó a finales de julio sendas querellas contra los actuales responsables de la Confederación de Asociaciones de Empresarios Salmantinos (Confaes), presidida por el polémico Juan Antonio Martín Mesonero, al considerar que ha podido incurrir en diversos delitos. Este viernes la Policía Judicial, por orden del Juzgado de Instrucción número dos, ha registrado la sede de la patronal en la plaza de San Román en busca de documentación.

Los servicios jurídicos de los comerciantes diferencian dos tipos de actuaciones, que afectarían tanto a la propia asociación Aesco como a sus representantes. Por un lado, aquellas que se han llevado a cabo tras la solicitud de dimisión que su presidente, Benjamín Crespo, realizó a Mesonero.

Destacan, según explica Aesco, "la absoluta prohibición de acceso a documentos contables de Confaes, siendo Benjamín Crespo tesorero de la misma, la argumentación de que Aesco tiene una deuda de 300.000 euros con Confaes y la solicitud de la misma, siendo inexistente y desconocida hasta el momento actual". También aluden al envío de cartas por parte de Bernabé Cascón a los asociados de Aesco "sin consentimiento y con un perjuicio económico tangible, y el carácter injurioso de las mismas". Además del "acceso y uso de las bases de datos de Aesco sin consentimiento, y la certificación de acuerdos y votaciones del Comité Ejecutivo de Confaes, por parte del secretario general, sin presuntamente haberse llevado a cabo los mismos". 

Los hechos anteriores, según los abogados de Aesco, pueden presuntamente configurar delito societario, dada la negativa a la información, tentativa de estafa, delito de descubrimiento y revelación de secretos así como delito de injurias.

Por otro lado están aquellas acciones realizadas durante la gestión de la escuela de pilotos Adventia por parte de los representantes de la Fundación Salamanca Progreso: Juan Antonio Martín Mesonero como presidente, Juan Luis Feltrero Oreja como vicepresidente de Confaes y José Luis Martín Aguado como vicepresidente de la Cámara de Comercio. Se considera que han devengado "ingresos personalmente que supuestamente correspondían a las personas jurídicas a las que representaban sin el consentimiento ni conocimiento de los órganos de gobierno de las mismas". Del comportamiento de dichos responsables, añade Aesco, se puede presuntamente derivar delito societario, apropiación indebida y administración desleal, así como delito de corrupción.

Respuesta de la patronal

Mientras, desde Confaes transmiten "la plena colaboración con los agentes de este organismo, habiendo facilitado toda la información requerida relativa a la asociación de comerciantes", según informa en un comunicado. Igualmente, muestra "la absoluta confianza en el archivo de esta causa, al no existir ninguna actuación irregular o contraria a derecho en el funcionamiento de Confaes".

Por último, Confaes quiere manifestar que "cuando se proceda al archivo de esta causa, se procederá de inmediato a exigir las responsabilidades civiles y penales derivadas de esta actuación a los responsables de Aesco". Así, alude a su presidente, Benjamín Crespo Andrés; su secretario general, Emilio Checa, y al resto de representantes de su junta directiva, entre ellos el vicepresidente económico, Alfonso Barbero Riesco, y los vocales Bienvenido Sánchez Marcos, Francisco Javier Martín Loreto, Yolanda García Rodríguez y Jesús Núñez Paniagua.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído