El proyecto Ceiba es un grupo de apoyo escolar a hijos de inmigrantes. Además supone un despertar al voluntariado para alumnos de 4º de ESO y Bachillerato, pero también para profesores del centro, jóvenes universitarios y madres. Todos los voluntarios dedican los sábados por la mañana al proyecto, del que son parte fundamental.

El nombre de Ceiba proviene de un árbol cuyas ramas se abren extensamente, del mismo modo que la asociación extiende sus brazos para acoger a todos los chicos y chicas que puedan tener dificultades en sus estudios. El proyecto comienza en el curso escolar 1996-1997 y desde entonces se ha apoyado a multitud de niños del barrio de Puente Ladrillo, todos miembros de la Asociación Ahispan (Asociación de Inmigrantes Hispanoamericanos). Los chicos reciben formación a todos los niveles, desde Infantil a Bachiller o incluso Módulos de Formación Profesional. El método de trabajo es personalizado y ameno, centrando especial atención en la motivación al estudio, las técnicas de aprendizaje o el desarrollo de la atención o la memoria, factores muy importantes para ayudarles a alcanzar el éxito escolar.

En la reuniones de los voluntarios con los jóvenes se trabajan todas las materias que precise, aunque se hace especial hincapié en algunas que les suponen una mayor dificultad, como lengua, matemáticas o inglés. El final de la mañana es más distendido y se dedica a talleres que favorecen el desarrollo de otras competencias, por ejemplo teatro, guitarra, relajación y pilates, ?alas para viajar? (programa de lectura) o juegos de mesa.

Sin embargo Ceiba no se limita a una mera labor pedagógica. Se ha creado un vínculo muy fuerte con los niños y sus familias, por eso se organizan encuentros trimestrales y acampadas o excursiones en vacaciones y fines de semana. Esto son solo unas pequeñas pinceladas del colorido cuadro que supone la labor de Ceiba, un grupo unido por el amor a los niños y a la educación, un colectivo en el que todos dan y reciben, una familia en la que todos crecen. 

Este proyecto es un ejemplo más de la importancia que el colegio Marista Champagnat otorga a la solidaridad en su labor educativa. El trabajo en equipo, el respeto a los demás o la  empatía son pilares fundamentales de la educación marista, que pretende ir más allá de las formas de docencia que se basan únicamente en la transmisión de conocimientos.

Testimonios de alumnos voluntarios de Ceiba

?Me uní a Ceiba cuando estudiaba en Maristas, y me enganché porque ya no sólo sientes que es algo necesario para ti, sino que los chicos te demuestran que tú también eres necesario allí, lo que hace que te sientas muy útil?.

?Me uní hace poco menos de tres años por pura casualidad, asistí el primer día y la experiencia fue más que grata. Pasaron los sábados y esa sensación fue creciendo, sobre todo por ver que esos chicos consiguen sacar adelante el curso gracias a nuestra labor?.

?Ceiba es trabajo, ilusión, sentimiento, amistad?es mi manera de vivir con los demás, de aportar lo que tengo y de recibir mucho de lo que carezco. Ceiba es una parte de mi vida, y cada día es una nueva experiencia de superación?.

?Yo sinceramente empecé en Ceiba por puro aburrimiento, y ahora me veo incapaz de faltar un sábado, aunque sea sólo llegar una hora tarde por tener que jugar un partido. La satisfacción personal que obtienes de ellos en imposible de explicar si no estás ahí viviendo esta maravillosa situación?.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído