El 10 de septiembre comenzará el curso 2014-2015 y lo hará con la novedad del inicio de la aplicación de la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa, la polémica Lomce, a la que la Junta de Castilla y León ha puesto pocos reparos, al contrario que otras comunidades autónomas. Pero, casi ya a mediados de junio, se desconocen detalles exactos de cómo será el día a día en las aulas y muchos otros van con retraso respecto al actual curso escolar. Por este motivo aumentan las quejas de profesores, padres de alumnos y editores de libros de texto, que denuncian cómo la premura por implantar la nueva ley educativa augura un próximo curso a matacaballo, en el que predomine la improvisación por parte de la administración.

Por ejemplo, el pasado 28 de mayo la Dirección General de Recursos Humanos de la Consejería de Educación convocaba el proceso informatizado de adjudicación de puestos vacantes en los cuerpos de profesores técnicos de formación profesional, profesores de escuelas oficiales de idiomas, profesores de música y artes escénicas, profesores de artes plásticas y diseño y maestros de taller de artes plásticas y diseño, en régimen de interinidad para el curso escolar 2014/2015. Una convocatoria que a finales de mayo del año pasado ya estaba resuelta.

Los profesores denuncian que la tasa de interinidad se aleja del 5% firmado en el Acuerdo de 19 de mayo de 2006, llegando en la actualidad a un 20%. Por tanto, más horas lectivas, más alumnos por clase, agrupación de alumnos en algunas materias, sobre todo en la zona rural, junto con la nueva normativa de sustitución del profesorado, que dilata en el tiempo en exceso que se cubra al docente enfermo. Además, los recortes han ocasionado un altísimo porcentaje de profesores a tiempo parcial, con jornadas de 10, 6 y hasta 4 horas semanales.

Estos días la Mesa Sectorial de Educación decide las horas de las materias troncales en Primaria, pero aún se desconoce con exactitud qué ocurrirá con los libros de texto, pese a que el consejero de Educación haya anunciado que se mantendrán el próximo curso. Por ejemplo, el Boletín Oficial de Castilla y León (Bocyl) del pasado día 12 de mayo publicó la convocatoria para el curso 2014-2015 del programa Releo, que pretende impulsar la constitución y el mantenimiento, en los centros docentes públicos, de bancos de libros de texto y material curricular para su uso por el alumnado mediante el sistema de préstamo y reutilización. Pero los nuevos currículos en primero, tercero y quinto de Primaria y en  la nueva FP Básica podrían suponer cambios en dichos niveles educativos".

A lo que se añade que por ejemplo, en el Informe de Evolución de los Precios de los Libros de Texto, los editores también expresan su preocupación por el calendario de aplicación de la LOMCE. Según se señala en el informe, el Gobierno prevé que los cambios curriculares que recoge el nuevo texto legislativo entren en vigor en el inicio del próximo curso. Esto deja un escaso margen para la elaboración de materiales que respondan a las exigencias de la nueva Ley.  “Sin buenos materiales curriculares la reforma podrá implantarse formalmente, pero sin eficacia real en la acción docente”, afirma Anele.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído