El alcalde, Alfonso Fernández Mañueco, considera que todas las medidas adoptadas en cuanto al gasto son necesarias ante la crisis económica, "a la que no es ajena Salamanca", por lo que tiene su reflejo en el presupuesto municipal para 2012, sobre todo en el estado de ingresos. Por un lado está la decisión de no incrementar la presión fiscal, unida al descenso o estancamiento de la recaudación de determinados tributos municipales ligados a la actividad económica y la tónica negativa de impuestos estatales como el IRPF y el IVA.

Por otro lado está la financiación procedente del Estado. Ante la prórroga de los Presupuestos Generales, el equipo de Gobierno ha elaborado sus cuentas sin conocer datos como la evolución para el próximo año de las retribuciones a los empleados públicos. Por eso se entiende prorrogada la congelación de estas retribuciones, siguiendo el criterio establecido por el propio secretario general de la Corporación en un informe emitido el pasado 24 de octubre.

Al mismo tiempo, se mantiene inalterada la previsión de recibir 34 millones de euros de ingresos del Estado, sin restar las devoluciones de las liquidaciones negativas de 2008 y 2009, en total 2,8 millones de euros, al haberse tomado como segura la liquidación positiva de 2010 por importe de 3,6 millones de euros.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído