La demanda desde hace muchos años para que los autónomos puedan jubilarse anticipadamente en las mismas condiciones que los asalariados del Régimen General se hará efectiva a partir de abril. El Gobierno ha decidido dar curso a esta medida y permitir que los autónomos con 35 años cotizados a la Seguridad Social puedan jubilarse voluntariamente hasta dos años antes de la edad legal que, en este 2013, está en 65 años y un mes. Esta edad legal de jubilación se irá aumentando paulatinamente hasta los 67 años con lo que los autónomos, igual que los asalariados, podrán entonces jubilarse anticipadamente a los 65.
 
Si bien el Gobierno ha decidido endurecer los coeficientes reductores de las personas que se jubilan voluntariamente antes de la edad legal, se ha rebajado esta penalización para aquellos autónomos y asalariados con largas carreras de cotización, teniendo en cuenta de que el 32% de los trabajadores por cuenta propia se jubila con más de 40 años cotizados.
 
La Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA) considera un avance que los autónomos puedan compatibilizar trabajo y pensión, pues era algo que esta organización también había solicitado desde hace años “por cuanto somos el colectivo que más necesitamos continuar al frente de nuestros negocios”. De esta manera, los autónomos que hayan llegado a la edad de retiro con 35 años cotizados podrán cobrar el 50% de la pensión y seguir desempeñando su actividad durante el tiempo que estimen oportuno con unas cotizaciones muy reducidas.
 
Con los mismos datos en la mano, en estos momentos hay más de 70.000 trabajadores por cuenta propia que han decidido seguir trabajando más allá de los 65 años. Esto es así porque el 51% de todos los cotizantes que deciden demorar su jubilación son autónomos. La edad media de retiro entre los autónomos está en 65,4 años frente a la media entre los asalariados de 63,4 años.
 
Según el presidente de ATA, Lorenzo Amor, “permitir la jubilación anticipada para los autónomos se puede calificar de avance histórico y da respuesta a las recomendaciones del Pacto de Toledo cuando instaba a equiparar la protección social de los autónomos a la de los asalariados”. En cuanto a la posibilidad de compatibilizar trabajo y pensión, considera que “no se puede encorsetar la actividad productiva, ni la generación de empleo ni de riqueza dentro de unos límites de edad. Los autónomos somos los que mejor podemos prolongar nuestra vida laboral si se nos ayuda a hacerlo”.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído