Si es usted coleccionista y quiere mostrar sus tesoros, puede ponerse en contacto con SALAMANCA24HORAS a través del correo electrónico redaccion@salamanca24horas.com, el teléfono 625 66 02 73 o las páginas de Facebook y Twitter

?Un día leí una frase de un escritor inglés que decía bebed porque sois felices, pero nunca porque seáis desgraciados y desde entonces guardo los buenos recuerdos en botellas de cerveza?. Son palabras del protagonista esta semana de la sección de coleccionistas. 

Este joven de 26 años lleva los últimos seis coleccionando recuerdos y ya lleva cerca de 50. ?Todo comenzó una tarde con los amigos de la universidad en la que estábamos pasando un gran rato. Entonces pensé que ese momento tenía que coleccionarlo de alguna manera. Estaba bebiendo una cerveza y me vino a la cabeza la frase. Ahora esta Paulaner me lleva a aquel bar?. 

Es una manera curiosa pero efectiva de que no caigan en el olvido ciertos momentos. Hay otros, sin embargo, que no están en las botellas por la dificultad de encontrar esa que se distinga de las demás. Por ejemplo, la del Mundial de España del 2010 no está pero eso son recuerdos que no hace falta guardarlos en botellas. Se recuerdan con el solo hecho de pensarlo. 

?¿El mejor recuerdo? Quizás un viaje a Irlanda en el que tuvimos muchas anécdotas. Para no beber una cerveza por cada una de ellas, decidí recopilarlas en una rusa en vez de una Guinness, que sería más normal, simplemente porque esta ya la tenía?, dice este joven. ?Pero recuerdos hay miles. Cada botella es de un momento determinado pero puede guardar varios?. Bromea, eso sí, al hablar de recuerdos amargos. ?A veces se hace difícil coleccionarlos. Hay cervezas realmente malas. Pero al final eso es otro recuerdo más del momento?. 

Regalos en cumpleaños

?Mis amigos ya han aprendido que la mejor manera de recordar ese cumpleaños es traerme una botella. Las suelen traer llenas pero a alguno parece que le entró sed por el camino?, comenta, ?no se lo tengo en cuenta. Sé que la intención es buena?. De hecho, en los últimos seis años siempre ha habido alguien que le ha regalado una botella. ?Al final es un regalo caro. Sorprenden los precios de algunas?.

De hecho, este salmantino, recuerda haber pagado más de diez euros por alguna de las que expone en el salón de su casa. ?Y no son las más caras que he visto. En pubs de países de fuera de España las he llegado a ver de treinta euros. Intento que esta colección no me salga tan cara porque al final se trata de algo más sentimental que de otra cosa. Quizás por eso algunas sean tan amargas?.

Otros recuerdos

No solo en los cumpleaños sus amigos le acaban regalando botellas. Muchos de los que hizo en la universidad han tenido que salir fuera de España a buscarse la vida y siempre que regresan al país le traen alguna. ?Es bonito que se acuerden de uno. Son momentos muy emotivos que los puedo ?guardar? en la botella. Eso sí, estas sí que siempre llegan vacías?.

Sobre lo siguiente que le gustaría coleccionar tiene claro que le encantaría que fuera con una cerveza de Salamanca. ?Al final todos los recuerdos que he ido sumando son de fuera de mi ciudad. Me gustaría que lo siguiente que sumara fuera una cerveza de aquí con un recuerdo de aquí. Más que nada para no tener que explicar siempre por qué no se corresponde una cosa con la otra como me pasa con la cerveza rusa y la Guiness?, concluye. 

 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído