La ministra de Empleo, Fátima Báñez, descartó que en la reforma laboral que se aprobará el viernes se contemple la implantación de un contrato único o los minijobs (empleos con jornada reducida y un menor salario), y desveló, sin dar detalles, que incluirá cambios en la política de formación profesional. Además, se negó a ampliar detalles sobre contenidos concretos de la reforma, escudándose en la prioridad que debe tener el Consejo de Ministros para revisar el texto. 

Del contrato único, Báñez dijo que "no puede aplicarse en España porque sería inconstitucional", mientras que de los miniempleos, afirmó que "ningún joven puede cobrar menos del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), que es de 641,2 euros al mes". La ministra reiteró que no se tocarán las prestaciones por desempleo, aunque sí advirtió de que se pondrá en marcha "un plan que mejore los controles para sus perceptores y las bonificaciones a la contratación". Tampoco dio más detalles salvo en el objetivo que persiguen: "Tolerancia cero con el fraude".

 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído