Por primera vez en tres décadas de democracia, la Casa Real de España ha dado a conocer cómo se distribuye el presupuesto que cada año se le asigna, aprobado por el Congreso de los Diputados y que este año asciende a 8,5 millones de euros. El Rey cobra 292.752 euros brutos al año, mientras que el Príncipe cobra la mitad, 146.375 euros brutos al año, el primero con una retención del 40 por ciento y el segundo del 37 por ciento.

El Rey y el Príncipe son los únicos que tienen un sueldo anual, pues ni la Reina, ni la Princesa ni las infantas cobran un salario, aunque todos los miembros de la Familia Real, de la que recientemente fue excluído Iñaki Urdangarín (marido de la infanta Cristina) al ser investigado por presunta corrupción, realizan la declaración de la Renta. Así, para las féminas de la Casa Real hay una partida global de gastos de representación que asciende a 375.000 euros al año.

En total, de los 8,43 millones de euros que los PGE han destinado en 2011 a la Casa del Rey, un 9,65 por ciento (814.128 euros) ha ido a parar directamente a la Familia Real. Pero Iñaki Urdangarín no ha cobrado directamente de este presupuesto, según aclara la Casa Real, donde trabaja medio millar de personas, aunque sólo 19 están realmente a su cargo económico, pues el resto cobra de diversos ministerios.

Con esta cantidad anual la Casa de S.M. el Rey hace frente a sus obligaciones económicas más directas que no son asumidas por otros organismos del Estado: retribuciones, cuotas y prestaciones sociales del personal de alta dirección, de dirección y laboral a cargo de la Casa; gastos de funcionamiento, como material de oficina; determinados suministros; gastos de protocolo y de representación -almuerzos, cenas, recepciones-; dietas y gastos de transporte; adquisiciones de material diverso para el funcionamiento de las Unidades, etc... 
 
Al igual que ocurre en órganos constitucionales como el Congreso y el Senado, así como en otros países de nuestro entorno -tanto monarquías como repúblicas-, la asignación global de la Casa de S.M. el Rey no está sometida al Tribunal de Cuentas. Tampoco se distingue la Casa de S.M. el Rey de otros órganos constitucionales y de los Departamentos ministeriales, en la medida en que los gastos del Servicio de Seguridad corren a cargo del Ministerio del Interior, y los relativos a vehículos oficiales y conductores corresponden al Parque Móvil del Estado (Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas).

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído