La Consejería de Sanidad comenzará este año a dar un giro a la actual estructura de Sacyl para mejorar su gestión y hacer el sistema más eficiente. Con este paso avanzará en el modelo de la sanidad del futuro, que se basa en la continuidad asistencial del paciente y en la llamada gestión por procesos. Implicará una ‘revolución’ en la actual organización del Servicio Público de Salud, de modo que se integrarán en un área única la Atención Primaria y la Especializada; se dará mayor protagonismo y autonomía a los profesionales; se buscará la complicidad del paciente, y se lograrán reducir tiempos de espera y la duplicidad de pruebas diagnósticas y consultas.
 
La propuesta de integrar los niveles de Atención Primaria y Especializada se concretará en la creación del área única, de modo que habrá un solo responsable de todo el proceso asistencial. Implicará, también, que la figura del director médico se sustituya paulatinamente por el director de procesos, cuyo trabajo se centrará en la organización de proceso asistencial -por ejemplo, en evitar duplicidad de pruebas, controlar citaciones-, y también supondrá que se cree un servicio de admisión único. En estos momentos, ya ha comenzado a pilotarse el modelo en la provincia de Soria y en el área de Valladolid Oeste. Aunque en un principio la medida afectará a los facultativos, la previsión es que se extienda a los equipos de Enfermería.
 
Otra de las medidas pasa por la adaptación del servicio de salud a los nuevos modelos de atención. La previsión es que antes de que concluya el año vea la luz una estrategia para mejorar y agilizar la atención a los pacientes crónicos y con varias patologías asociadas, donde ya se contempla la coordinación entre los dos niveles asistenciales. Entre otras novedades, el documento fija la creación de unidades específicas en todos los hospitales, una escuela de pacientes y el refuerzo de la coordinación sociosanitaria.
 
El documento, del que ya existe un borrador muy cerrado, aborda el problema desde tres frentes: desde la promoción de la salud y prevención de la enfermedad; atención integral entre sistemas, y desde la coordinación sociosanitaria, con especial énfasis en la dependencia. Además, plantea dos líneas de trabajo transversales, que son la gestión electrónica de la estrategia, de modo que los profesionales de Primaria y Especializada estén comunicados al momento, y una segunda que se dirige a la formación continuada de los profesionales y a la investigación sobre las enfermedades crónicas prevalentes y otras que puedan estar asociadas.
 
Guías clínicas personalizadas
 
Sanidad también dará una vuelta al sistema de atención actual, enfocándolo hacia la llamada gestión por procesos. Es un modelo que busca la calidad total desde una visión centrada en el paciente, pero también en las personas que prestan el servicio y en el propio proceso asistencial. Se concibe como un cambio en la organización que se centra en la implicación de los propios profesionales. Este cambio llegará a partir 2013, de modo que en el presente ejercicio se irán introduciendo cambios para preparar el terreno. En lo que sí se trabajará en este 2012 será en el establecimiento de guías clínicas personalizadas del paciente, con lo que se evitarán duplicidades. En estos momentos, existen protocolos de atención que se aplican a los pacientes por determinadas características: sexo, edad, enfermedad.
 
El nuevo modelo dará un mayor protagonismo y autonomía la profesional y buscará también la complicidad del paciente. Así, se transferirá mayor capacidad de decisión sobre el uso de los recursos a los profesionales en la actividad clínica y se incentivará un mayor rendimiento y las buenas prácticas en el día a día. Sanidad persigue crear grupos de profesionales para que, con autonomía, adopten decisiones que mejoren la gestión clínica. Para ello, está previsto que a lo largo del año la Junta apruebe un decreto que regule todos estos aspectos de gestión clínica.
 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído