El Instituto Nacional de Estadística (INE) ha publicado el informe sobre el salario de las personas con discapacidad, en el que se recoge que el salario medio anual bruto de los trabajadores por cuenta ajena con discapacidad fue de 20.337,4 euros en el año 2011. Esta cifra es un 11% menor que la de las personas sin discapacidad (22.970,4 euros). Los hombres con discapacidad tuvieron un salario un 16 % inferior al de los hombres sin ella. Por su parte, el salario de las mujeres con discapacidad fue un 6% menor que el de las mujeres sin ella. 

Las diferencias salariales entre mujeres y hombres con discapacidad resultaron menores (un 13% inferior para las mujeres) que en el caso de la población sin discapacidad (un 23%). En puestos de ocupación medios (empleados, artesanos y trabajadores cualificados) los asalariados con discapacidad superaron el salario del resto de los trabajadores por cuenta ajena en un 1,2%. En puestos de ocupación altos (directores; gerentes; técnicos y profesionales científicos, técnicos intelectuales y de apoyo) los trabajadores con discapacidad recibieron un salario un 4% inferior al resto de los trabajadores. En los bajos (operadores y trabajadores no cualificados) el salario fue un 16,6% menor. 

Las diferencias salariales entre personas con y sin discapacidad deben matizarse en función de las variables laborales y personales cuya conjunción incide de forma importante en el salario (tipo de contrato, de jornada y ocupación). En términos globales y desde el punto de vista laboral, el aspecto más significativo para el colectivo de las personas con discapacidad legalmente reconocida es su baja participación en el mercado de trabajo. Así, en el año 2011 presentaron una tasa de actividad del 36%, casi cuarenta puntos inferior a la de la población sin discapacidad. 

La tasa de ocupación fue del 26%, menos de la mitad que la del caso sin discapacidad, y la tasa de paro del 26%, superior en más de cinco puntos a la de la población sin discapacidad. En las diferencias entre las personas con y sin discapacidad también puede influir la diferente distribución de estos colectivos respecto a variables como el sexo, la edad, la antigüedad en el empleo y el nivel de estudios.

Por ejemplo, en la población ocupada con discapacidad se observa mayor porcentaje de hombres, más peso de las edades más altas y menor representación de las personas con estudios superiores. En este contexto, el salario bruto anual medio de los asalariados con discapacidad fue de 20.337,4 euros por trabajador en el año 2011, un 11% menor que para las personas sin discapacidad. Así pues, la ratio salarial entre los trabajadores con y sin discapacidad fue del 88%.  

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído