La Consejería de Sanidad limitará las guardias que realizan los médicos internos residentes a cuatro mensuales, el mínimo legal que fija el Ministerio para la formación de especialistas en Ciencias de Salud. La decisión deriva de que los responsables de Sacyl han detectado que algunos residentes realizan hasta nueve guardias con los respectivos descansos obligatorios, libranzas que podrían poner en cuestión su programa formativo.
 
En concreto, la medida se ajusta a los programas formativos del Ministerio de Sanidad, que establece un mínimo de cuatro guardias y un máximo de seis para todas las especialidades, excepto para las de Medicina de Familia y Preventiva, donde la horquilla oscila entre tres y cinco. Desde hace cuatro años, en Castilla y León los MIR podían realizan hasta seis guardias, a tenor de un pacto alcanzado entre Sacyl y la coalición Cesm-Satse en 2007.
 
Tras una guardia ordinaria, el MIR tiene que descansar al menos 12 horas, así como tras una jornada de 24 horas ininterrumpidas, bien sea de jornada ordinaria que se haya establecido excepcionalmente, bien por jornada complementaria o de tiempos conjuntos de ambas. La excepción la marcan casos de especial interés formativo según criterio de su tutor o en casos de problemas organizativos insuperables.
 
“Hemos detectado que en algunos casos el número de guardias llegaba a las ocho o nueve, con las consiguientes libranzas postguardia. Haciendo cálculos, hemos visto que el período formativo de los MIR podría estar un poco en cuestión, puesto que con cada descanso se pierde una mañana de formación”, explicó a Ical la directora general de Recursos Humanos de Sacyl, Esperanza Vázquez, quien precisó que, aún con la nueva medida, el cómputo semestral de libranzas son 52,5 horas que no dedican la formación. “No obstante, esta cifra encaja y es aceptable”, apuntó.
 
Excepciones
 
Aunque en un principio se trata de una decisión lineal, podrían plantearse algunas excepciones en función de las propuestas de los gerentes y de las comisiones de docencia de los centros para compaginar calidad asistencial, formación y funcionamiento de las unidades y servicios.
 
“En algunos casos seremos flexibles, ya que las circunstancias pueden variar entre centros y el año de residencia. Por ejemplo, un R1 cuenta siempre con un tutor, pero a medida que ascienden de año asumen responsabilidades, hasta llegar al punto de que un tutor tiene varios MIR, que la tutoría puede realizarse a distancia… Seremos flexibles en función de las necesidades”, puntualizó Vázquez.
 
Reducción de costes
 
La medida ya está en todas las gerencias, con el fin de que vayan reorganizando sus recursos y que en un par de meses esté ajustada. El hecho de limitar las guardias, también tendrá sus efectos en las arcas de Sanidad, que estima ahorros de hasta ocho millones de euros en tres años, a razón de 3,5 millones en este 2012 y otros tantos en 2013 y de un millón en 2014.
 
En estos momentos, Castilla y León cuenta con 1.560 residentes en formación, entre Atención Primaria y Especializada, de los que 1.495 son médicos internos residentes y 65 profesionales de enfermería. En la última convocatoria se cubrieron todas las plazas ofertadas, 503, una tenencia que comenzó a experimentarse en el curso 2009-2010, pese al aumento de la oferta. En este tiempo, también se han ido aumentado la unidades docentes, que en la actualidad ascienden a 203 (181 son especialidades hospitalarias, tres de enfermería, junto a 18 multiprofesionales y la de Medicina de Familia). De hecho, la Comunidad ha pasado de contar en 2002 con 165 unidades acreditadas a las 203 actuales, según datos de la Consejería de Sanidad.
 
Retribuciones
 
El avance de un estudio comparativo de retribuciones de los residentes en 2011, elaborado por Vicente Matas Aguilera y María Jesús Hidalgo Valverde, del Centro de Estudios del Sindicato Médico de Granada, pone de manifiesto que un residente cobra de media en Castilla y León por hora de guardia 13,04 euros en día laborable, cuando en el conjunto del país se sitúa en 14,3; 14,49 euros, en festivo, por debajo de los 15,49 euros de la media del país y 18,83 en festivo especial, frente a los 22,72 euros. 
 
Por año de residencia, un MIR de primero cobra por día laborable 10,44 euros brutos la hora, mientras que la media nacional es de 11,63; uno de segundo, 11,92 euros (la media nacional es de 13,38); uno de tercero, 13,92 (15,22 en España) y los de cuarto y quinto, 15,9 (17,04 en España).
 
Por día festivo, en la Comunidad se paga 11,58 y 13,26 a los MIR de primer y segundo año, respectivamente (la media es de 12,65 y 14,50); 15,46 euros, a los de tercero (16,43 euros para España), y 17,66 a los de cuarto y quinto (18,44). Mientras, por festivo especial, Castilla y León vuelve a estar por debajo de la media con 15,08 euros para un MIR de primer año, cuando el dato nacional es de 18,53; 17,20 euros para el de segundo (21,11); 20,10 euros, para el de tercero (24,11) y 22,94 para los de cuarto y quinto (27,13).

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído