A los ciudadanos les sigue convenciendo la sanidad pública. O al menos es lo que se desprende de los datos del último Barómetro Sanitario del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). Para la mayoría la sanidad es una de las áreas de mayor importancia, únicamente superado por las cuestiones laborales, según informa la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU).

El 45% de los sondeados considera que el sistema sanitario funciona bien aunque necesita algunos cambios, y la satisfacción con el funcionamiento del sistema sanitario público recibe una puntuación media de 6,31. Al elegir un servicio sanitario público sobre uno privado, los ciudadanos valoran mejor la tecnología y los medios disponibles, la capacitación del personal médico, la información que reciben sobre sus problemas de salud y el trato personal. Así, prefieren un centro privado a uno público en función de la rapidez con que le atienden y el confort de las instalaciones.

Al 72% de los encuestados le asignaron un profesional al que acudir para cualquier cuestión relacionada con su dolencia, y un 84% estima que la atención recibida en el hospital público fue buena o muy buena. En cuanto a la valoración de la asistencia en hospitales públicos, en una escala de 1 a 10, los ciudadanos destacan el equipamiento y los medios tecnológicos con un 7,84 de media, los cuidados y atención del personal de enfermería con un 7,5, y los cuidados y atención por parte del personal médico con un 7,45.

Le sigue la información recibida sobre la evolución de su problema de salud con un 7,34 y los consejos del médico sobre alimentación, ejercicio, tabaco, alcohol y otros aspectos, con un 7,25. Pero el tiempo de demora para un ingreso no urgente no llega al aprobado; se valora con un 4,71.

 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído