El sector de telefonía e internet lideró un año más las consultas y reclamaciones ciudadanas tramitadas por la Unión de Consumidores, según se recoge en su memoria anual. A este incremento contribuyó decisivamente, según el presidente de la Unión, Prudencio Prieto, el hecho de que los ciudadanos hayan “retomado las reclamaciones de bajo coste”, incluso “en periodo de rebajas”.
 
Las consultas y reclamaciones en materia de telecomunicaciones, según recoge la memoria, se centraron en demoras y cobro de servicios no solicitados por el usuario, la no entrega de contratos, discrepancias en facturaciones y en demoras injustificadas en portabilidad y en aceptaciones de bajas por parte de las empresas prestadoras de estos servicios.
 
En reparaciones, donde se registró un aumento del 2,23 por ciento en la cifra global de consultas y reclamaciones, las actuaciones principales se ciñeron a electrodomésticos, automóviles, aparatos informáticos y de telefonía, principalmente debido a problemas con las garantías, extravíos, demora en los plazos, cobros abusivos y negativa a entregar las hojas de reclamación.
 
Las intervenciones en vivienda, que bajaron un 8,1 por ciento respecto a 2010 en paralelo a la caída de “las transacciones”, se centraron en las dificultades de adquisición cuando se precisa de un préstamo hipotecario, el cumplimiento de contratos y respeto de presupuestos en obras de reforma, los problemas a la hora de no poder hacer frente a préstamos hipotecarios o los contratos y las fianzas de los alquileres.
 
En comercio, la cifra total de consultas y reclamaciones subió un 2,99 por ciento y se circunscribió a garantías, entrega de tickets, facturas o vales por devolución de producto, negativa a facilitar hojas de reclamación, devoluciones y servicio postventa, falta de indicación del PVP y problemas derivados del comercio electrónico. Prieto se lamentó de que problemas con “la calidad, el precio y la atención” hayan hecho mella en “el comercio de proximidad”. “Es una pena, pero o cambian ellos o tendrán que cambiar de negocio” porque ante estas deficiencias el ciudadano recurre a “otras fórmulas”, como las grandes superficies.
 
La banca
 
Las intervenciones en la banca se incrementaron en un 3,21 por ciento y se centraron en el constante incremento de las comisiones, la revisión de índices de préstamos hipotecarios, la interpretación de contratos y la negativa a rescindir contratos de financiación, cargos indebidos por uso de tarjetas, cobro de servicios no solicitados y atención al cliente.
 
Prudencio Prieto fue especialmente duro con el sector de las entidades bancarias, a las que advirtió de que “si continúan con cada vez más despropósitos y abusos diarios a los derechos de los consumidores”, la asociación que preside tendrá que “empezar a estudiar medidas de fuerza e incluso de boicot”, encaminadas a que bancos y cajas no se conviertan “en aquello de Alí Baba y compañía”.
 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído