El Sindicato Médico de Castilla y León (CESM) ha pedido la dimisión de los "máximos responsables" de la Consejería de Sanidad por ?su ineptitud en la gestión de la crisis generada tras el fallo del sistema informático Medora?. A través de un comunicado, este sindicato ha considerado que lo ocurrido en los centros de salud es "de la máxima gravedad", ya que el colapso del sistema ha supuesto que los facultativos no hayan podido desarrollar su labor con normalidad.

Los médicos consideran que a pesar de los años de implantación que ha tenido y de que, en palabras de SACYL, ?se puso en marcha como una herramienta de trabajo para los profesionales, para mejorar la asistencia a los pacientes?, este sistema ?no sólo retrasa y entorpece la labor de los facultativos, sino que presenta fallos muy graves que atentan contra la calidad en la asistencia sanitaria?.

Entre estos fallos, CESM pone de manifiesto que los errores del sistema que obligan a los profesionales a retrasar las consultas, o a decir a los pacientes ?que vuelvan al día siguiente a por la receta o el informe que han pedido. Se dan casos de no poder encontrar, en un momento dado, un determinado paciente en los listados. Se puede dar también la imposibilidad de poder visar recetas. Sin olvidar el tiempo de trabajo que implica sincronizar los ordenadores que no están on line en el momento de la consulta".

El sindicato médico explica que el colectivo más perjudicado por el mal funcionamiento de Medora es la población rural, teniendo en cuenta que se verá aumentada considerablemente durante los próximos meses de verano. "La disminución de médicos por la reciente reestructuración, y la negativa de poner sustituto en las zonas que lo puedan precisar, hecho ya denunciado por este sindicato, hace que los fallos en el sistema informático tengan más repercusión en la adecuada asistencia sanitaria de los pacientes en algunas zonas", explica CESM.

 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído