La Fundación Salamanca Ciudad de Cultura y Saberes ha programado para este sábado la representación de la obra de teatro 'La función por hacer', que ha recibido siete galardones en la última edición de los Premios Max. De hecho, tal ha sido la respuesta que las entradas están agotadas y se ha ampliado el aforo en 40 localidades ubicadas en el escenario. Está interpretada, entre otros, por Israel Erejalde, Bárbara Leni, Manuela Paso y el actor salmantino Raúl Prieto, que ha recibido por esta interpretación el Premio Max al Mejor Actor de Reparto. 

"Para nosotros es una satisfacción, sobre todo por contar con un salmantino como mejor actor. Tus éxitos son también los éxitos de Salamanca", le dijo Julio López, concejal de Cultura, a Raúl Prieto, quien devolvió el halago. Y recordó cómo la obra nacio sin apenas medios, en un local de ensayo, y ahora llega casi al final de una gira nacional tras un éxito inesperado. "Esperaba conseguir tres o cuatro funciones y después ha sido muy bonito, supera con creces lo que podía imaginar, lo que demuestra que con una buena idea también se puede hacer mucho en estos tiempos".

La obra explica una historia de teatro dentro del teatro. La acción transcurre durante la representación de una función cualquiera. En ella dos actores interpretan sobre el escenario la historia que les ha sido encomendada, pero algo extraño sucede durante la representación. Cuatro personas aparecen entre el público y se quedan inmóviles observando a los actores. Esto crea una gran incomodidad, no sólo a los actores, que pierden la concentración necesaria, sino también al público, que no está acostumbrado ni soporta bien las fracturas de la comodísima cuarta pared.

Estos cuatro personajes que han aparecido y permanecen inmóviles junto al resto de espectadores hablan directamente con los actores y al público. Intentan captar su atención para poder así contarles, e incluso vivir ante sus ojos, el drama que les ha movido a irrumpir en la sala. Así, aprovechan los momentos de confusión para exponer con vehemencia las razones que les avalan para poder existir. ¿Qué haría el público si le dieran la oportunidad de elegir entre seguir viendo la entretenida e inofensiva función protegidos por la oscuridad, o escuchar lo que estos personajes tienen que contar?

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído