La empresa de recursos humanos Randstad ha desarrollado, a partir de datos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, un análisis acerca de la jornada media efectiva de cada trabajador en España, que se refiere al número de horas efectivamente realizadas por cada empleado. Se trata de un cálculo de acuerdo a tres componentes: horas anuales pactadas, horas extraordinarias realizadas y horas no trabajadas (vacaciones, días libres, bajas por enfermedad…). El dato se obtiene a través de una media ponderada de las jornadas efectivas por trabajador en función de su tipo de contrato, a tiempo completo o a tiempo parcial, que se calculan independientemente.
 
En 2008 la jornada media efectiva de cada profesional ascendía hasta las 1.612 horas, mientras que en 2012 este dato ha descendido hasta situarse en torno a las 1.564, lo que supone una media de descenso de 50 horas por cada trabajador. Esta evolución negativa a la que se hace referencia viene provocada por un descenso en las jornadas medias efectivas de las personas ocupadas que cuentan con un contrato a tiempo completo.
 
Así, a raíz de la reforma laboral, las personas contratadas a tiempo parcial han aumentado su permanencia en el trabajo desde las 1.028 horas en 2010 hasta las 1.037 horas en 2012. Este incremento es mayor en las empresas más pequeñas, aquellas que cuentan en su plantilla con entre uno y diez trabajadores.
 
Baleares, Canarias, Madrid y Castilla-La Mancha, son las comunidades autónomas en las que la jornada de los trabajadores está por encima de las 1.590 horas al año, llegando a superar en el caso de las dos primeras las 1.600 horas por cada empleado. A nivel nacional, la jornada media se sitúa en las 1.564 horas. En el lado opuesto se encuentran Castilla y León (1.515 horas por trabajador al año), País Vasco (1.530), y Asturias (1.531) como las regiones de España donde la jornada media efectiva es más reducida.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído