El verano es una buena oportunidad para que los estudiantes capeen la profunda crisis que atraviesa España y aprovechen los meses de vacaciones para trabajar en el extranjero con el fin de mejorar su currículum, aprender un idioma y, además, retornar con algo de dinero para afrontar el invierno. Datos del Parlamento Europeo, la Comisión Europea y la Secretaría de Estado para la UE muestran que el 75% de los jóvenes españoles desconoce las posibilidades de empleo y formación que ofrece la UE, si bien el 72,4% no duda en que es más fácil encontrar un trabajo en el extranjero que en España.

El primer paso que tienen que dar los estudiantes para buscar trabajo en el extranjero durante sus vacaciones, según el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), del Ministerio de Empleo, es decidir el destino, la duración de la estancia, el objetivo del desplazamiento y ser consciente del nivel que se tiene del idioma del país al que se pretende viajar.

 
En función de las necesidades, gustos e inquietudes, existen varias posibilidades para encontrar empleo en Europa, desde empresas de trabajo temporal y agencias de colocación, hasta distintos portales de empleo, a los que hay que unir los campos de trabajo internacionales y las actividades de voluntariado. La SEPE recoge en su web (www.sepe.es) un listado de empresas de trabajo temporal y colocación de España, Alemania, Francia, Irlanda y Reino Unido, además de portales de empleo en los que los estudiantes pueden encontrar la oferta que más les interese y poder optar a ella.
 
Hacer prácticas es otra opción. La red de universidades Universia gestiona programas internacionales para que los universitarios con un nivel muy alto de inglés completen su formación trabajando en empresas de países europeos, con una duración mínima de tres meses. Los programas están dirigidos a estudiantes de Administración y Gestión de Empresas (ADE), Economía, Empresariales e Ingeniería Industrial, si bien también pueden optar estudiantes de otras ingenierías orientadas a las finanzas o a la implantación de nuevas tecnologías.
 
Los países más habituales para realizar estas prácticas son Reino Unido, Alemania, Italia, Francia, Bélgica y Holanda. Si los estudiantes prefieren probar suerte fuera de las fronteras europeas, el departamento de Estado de Estados Unidos permite a universitarios españoles viajar a ese país para trabajar durante las vacaciones por un máximo de cuatro meses, a través del programa Trabajo y Viaje de Verano.
 
La mayoría de los trabajos ofertados son en el sector de la hostelería, en los parques temáticos y en los parques naturales, entre otros. Los interesados en el programa deben ser universitarios de entre 18 y 28 años, tener un nivel medio de inglés, así como seguro sanitario privado, además, a pesar de que los estudiantes pueden buscar el empleo por su cuenta, deben gestionarlo con alguna de las 56 agencias que cuentan con el permiso del Departamento de Estado para hacerlo. También en Estados Unidos los universitarios pueden trabajar como "au pair" y participar así en la vida cotidiana de una familia estadounidense a cambio de ofrecer cuidados a los niños de la familia.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído