El presidente del Instituto de Estudios Económicos (IEE) y jefe económico de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), José Luis Feito, ha propuesto que los trabajadores deberían jubilarse a los 70 años y cotizar un mínimo de cuarenta años para poder cobrar la totalidad de la pensión. Un globo sonda que no es la postura oficial de la patronal pero sí de una parte de su estructura, cuyas respuestas sindicales no se han hecho esperar.

La secretaria confederal de Empleo de Comisiones Obreras (CCOO), Paloma López, ha manifestado que “asistimos nuevamente a recetas inservibles, por parte de CEOE y del IEE, para salir de la crisis, como se viene demostrando mes tras mes. Penalizar a las personas desempleadas rebajando más las prestaciones, sin tener en consideración que ya han sufrido una importante rebaja con los recortes del Gobierno del verano de 2012;  y actuar sobre la contención del gasto, son recetas que ya han demostrado su nula capacidad para generar empleo y reactivar la economía”.

 
“Para atender las necesidades de las personas desempleadas, y especialmente de aquellas que carecen de cualquier tipo de recursos, CCOO hemos propuesto el establecimiento de una renta mínima garantizada. Para garantizar el sistema de pensiones lo que hay que hacer es mejorar los ingresos y para ello CCOO hemos realizado una propuesta con medidas de aplicación inmediata, de aplicación progresiva y de cambios estructurales que, desde luego, no pasan por ampliar la edad de jubilación a los 70 años o similares” ha afirmado la dirigente sindical.
 
Por su parte, el Secretario de Acción Sindical de la Unión General de Trabajadores (UGT), Toni Ferrer, ha afirmado que las declaraciones del presidente del Instituto de Estudios Económicos, José Luis Feito, son “una reedición de las recetas más rancias de la doctrina neoliberal”. “Creo que es algo fuera de lugar que una fundación de la propia patronal se dedique a plantear este tipo de políticas que, de llevarse a la práctica, tendrían un efecto demoledor en materia de cohesión social e igualdad”.
 
En este sentido, ha señalado que en un país con el 27% de pobreza “plantear la reducción de las prestaciones por desempleo y la subida de la edad de jubilación no tiene mucho sentido. Es como si no tuviera en la cabeza la necesidad de la recuperación y la necesidad de impulsar políticas de protección social”. Ferrer ha llamado la atención sobre este tipo de análisis “desde el punto de vista del gasto público, sin querer aumentar los ingresos, porque él preside también la Asociación de Concesionarias de Autopistas de Peaje y está pidiendo subvenciones al Estado para sufragar la deuda”. Por tanto, “es algo contradictorio e incoherente”.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído