Las gasolineras de las localidades limítrofes de Castilla y León con otras regiones acusan ya la puesta en marcha por parte del Ejecutivo autonómico del máximo de 4,8 céntimos de euro por litro de gasolina, conocido como el céntimo sanitario, sobre todo las que limitan con las comunidades de Aragón, Asturias, País Vasco, Galicia, Extremadura, La Rioja, Navarra y Cantabria, que no aplican este impuesto, aunque esta última sí prevé hacerlo en breve, si bien la diferencia es menor con Castilla-La Mancha y Madrid que, aunque no el máximo, si han hecho uso de esta vía de recaudación. 
 
El caso es que las ventas de combustible en localidades limítrofes de ocho de las nueve provincias de la Comunidad se están viendo reducidas hasta porcentajes del 30 o el 40 por ciento, e incluso en otras, se plantean el cierre pasado el verano. El sur de la provincia salmantina registra hasta descensos del 50 por ciento. Un bajón que tampoco se nota demasiado en las gasolineras ‘del otro lado’.
 
No se trata tanto de los consumidores particulares, que en ocasiones también cruzan las ‘fronteras’ para repostar más barato, sino sobre todo los transportistas que, generalmente, hacen rutas muy largas y son buenos conocedores de los precios más baratos. Y es que en algunos casos son poco más de diez kilómetros los que separan surtidores de distintas comunidades y, claro, la gente echa cuentas. 
 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído