De la mano de Rafael Cid, crítico de arte, casi una treinta de personas ha podido observar algunas de las esculturas de la ciudad, lo que también ha servido para conocer su historia y a los artistas que las han dado forma.
 
Este primer paseo, por parte de la zona oeste y antigua de Salamanca, comenzó por el barrio de San Bernardo donde la Asociación Vecinal Asanber realizó en los años ochenta un importante trabajo para formar un pequeño museo de escultura al aire libre con nueve piezas situadas en pequeñas zonas verdes. Hablamos de obras firmadas por artistas de la talla de Ángel Mateos, Amable Diego, María Salud Parada, Genaro de No o Rosa Barrientos.
 
Como se ha podido comprobar el estado en que se encuentran la mayoría de las esculturas visitadas no es el más adecuado debido a las inclemencias del tiempo y las actuaciones de algunos gamberros, que las han llenado de pintadas. Este interesante paseo, que ha permitido descubrir y contemplar estos bienes artísticos que se pueden encontrar en las calles de Salamanca, y gracias a la magnífica acogida que ha tenido, se repetirá en futuras ocasiones con el fin de divulgar la escultura pública de la ciudad.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído