Las Madres de Plaza de Mayo es una asociación argentina formada durante la dictadura de Videla con el fin de recuperar con vida a los detenidos desaparecidos, inicialmente, y luego establecer quiénes fueron los responsables de los crímenes de así como promover su enjuiciamiento. Así, de la misma manera, trataron de continuar lo que ellas entendían como lucha que intentaron llevar a cabo sus hijos desaparecidos, que se estima fueran unos 30.000, durante el proceso de reorganización nacional. El movimiento de las Madres de Plaza de Mayo surgió con una manifestación pública en dicho lugar de Buenos Aires para reivindicar una audiencia con Videla para que diera explicaciones sobre los hijos desaparecidos de esas madres. Manifestaciones que aún hoy se siguen sucediendo.
 
En la tarde de este martes han visitado la Universidad de Salamanca, en concreto la Facultad de Geografía e Historia, una representación de las Madres de Plaza de Mayo para participar en una charla-coloquio. Nora Cortiñas, una de las Madres de la Plaza de Mayo, ataviada con la característica pañoleta a la cabeza de éstas, ha relatado su experiencia a través de su testimonio. “Desde el 15 de abril de 1977 tengo a mi hijo, Carlos Gustavo, detenido desaparecido. El era militante político. Tenía 24 años y tenía un bebé de dos años en ese momento. Además había estudiado Ciencias Económicas”, asegura. En este momento, como así ha afirmado, “seguimos teniendo la esperanza y la fortaleza de manifestarnos por nuestro hijos y por defender los derechos humanos y por lo que ellos lucharon desde un principio”. “Vivos se llevaron a nuestros hijos y vivos los queremos aunque sabemos que eso no va a ser posible”. “Fue un crimen de crímenes”.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído