La Cámara Agraria Provincial convoca un pleno extraordinario para el día 26 de julio en el que presentarán su dimisión los integrantes de Asaja, tal como anunciaron en rueda de prensa.

No obstante, se da la circunstancia de que según las normas que rigen estas instituciones, la formalización de la dimisión del presidente no se formaliza hasta que no se presente ante el máximo organismo, como es el pleno. Aunque, algo inusual, el escrito de convocatoria apunta al presidente en funciones, cuando sigue siendo presidente tal como marcan las normas.

Además, el presidente, que a diferencia de ayuntamientos y otras administraciones, siempre es el cabeza de la lista más votada, sin coaliciones ni apoyos, tiene que ver aceptada su dimisión por el pleno. En caso de que el pleno no la aceptase, tendrá que acudir a la Junta Electoral Central.

Por tanto, se están produciendo ciertas anomalías en el funcionamiento de la Cámara Agraria Provincial en cuanto que la dimisión de los vocales de Asaja no tendrá efecto hasta que no se celebre el pleno y el presidente seguirá siendo como tal hasta que el pleno o bien la Junta Electoral no admitan su dimisión.

Pero es que una vez aceptada la dimisión de los actuales vocales, la Junta Electoral Central elegirá a los suplentes correspondientes de Asaja, con lo cual, el presidente volverá a ser el de la lista más votada, es decir, de Asaja, y así de nuevo todo el proceso. Es la pescadilla que se muerde la cola y todo a escasos meses de la convocatoria de elecciones a Cámaras Agrarias.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído