Casado asegura que los ministros del Gobierno "les quitan el sueño a los agricultores y ganaderos españoles"

El presidente del PP afirma que “no hay derecho a que se estigmatice el sector primario a nivel internacional” y responde a Sánchez que no apoyará la reforma laboral

 Intermunicipal del PP de Castilla y León
Intermunicipal del PP de Castilla y León

El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, aseguró hoy que a los agricultores y ganaderos españoles “les quitan el sueño los ministros de Sánchez”, en relación a las sucesivas declaraciones que, en su opinión, los miembros del Gobierno nacional han realizado en contra del sector primario, y afirma que “no hay derecho a que se les estigmatice a nivel internacional”.

Todo ello como consecuencia de las últimas declaraciones vertidas por el ministro de Consumo, Alberto Garzón, en el diario británico The Guardian, por las que el presidente del PP pidió “una rectificación y una disculpa” al Gobierno así como que “se asuman responsabilidades frente a los ataques a los agricultores y ganaderos” con el cese de Garzón por parte del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

“Si no puede hacerlo, tendrá que asumir la responsabilidad de que no es capaz ni de cambiar su Gobierno porque depende de los partidos radicales de los que dijo que no quería depender porque le quitaría el sueño”, aseveró Casado, criticando además las subidas de los precios del gasóil, la electricidad y el coste laboral por su afectación al campo.

“La ganadería, para los urbanitas que no lo sepan, supone 15.000 millones de euros de producción y 9.000 millones de euros en una exportación que se pone en riesgo en The Guardian cuando se dice que se exporta carne de mala calidad”, continuó apuntando el presidente nacional del PP, que lamentó los “ataques” del Ejecutivo al sector al “insultarles diciendo que es un sector esclavista o cuando se les deja abandonados por el lobo”, y contrapuso su visión, por la que “la carne española es la mejor del mundo”.

Y es que, según Casado, su formación está “comprometida con todo el sector agroindustrial” a través de su reivindicación del mundo rural por “la libertad de los españoles para vivir donde quieran vivir y la igualdad para tener los mismos derechos para todos”, frente a un Gobierno que, según el presidente nacional del PP, “vende un acuerdo para la PAC cuando ha trasladado una propuesta sin consenso y da por bueno que se pierdan 5.000 millones de euros”.

Tampoco se mostró favorable Casado a la propuesta del Ejecutivo nacional sobre la despoblación, ante la que contrapuso su plan con medidas como “ayudas fiscales a la natalidad, educación gratuita de cero a tres años, ayudas a las familias, servicios de proximidad rurales, mantenimiento de las escuelas con cinco o seis chavales, transporte, los consultorios médicos que ha comprometido Mañueco, fiscalidad diferenciada para la vivienda, infraestructuras hidráulicas para el regadío o el apoyo a actividades rurales como la caza”, para “dar vida a los pueblos” frente a un Gobierno que, según el presidente del PP, “se quiere cargar la ganadería, la caza, el turismo y los servicios de proximidad”.

También hizo Casado una defensa de la industria del motor, que sufre una crisis de semiconductores que “va a obligar a varias plantas en España a cerrar turnos” mientras el Gobierno “sube el impuesto de matriculación incluso a la hibridación, donde Renault es referencia en Castilla y León”, y pidió asimismo que la función pública “no se disgregue” por la negociación del Ejecutivo nacional con los partidos nacionalistas “para que algún cuerpo de funcionarios dependa de la administración comunitaria”, lo que en opinión de Casado es “la ruptura de la unidad nacional”.

Voto contrario a la reforma laboral

Durante su intervención en la Convención Intermunicipal del PP de Castilla y León, celebrada en Salamanca y en la que participó de forma telemática debido a su positivo en Covid de hace unos días, Casado también se refirió a la reforma laboral, ante la que aseguró el voto contrario de su formación pese a la petición del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para el apoyo de todas las fuerzas políticas.

“Sánchez no habla con la oposición, hace lo que le da la gana y luego nos acusa de no apoyarlo”, resumió Casado, que señaló que dicha reforma “ha sido un ‘bluf’ para la izquierda” pero que, en todo caso, no apoyará a pesar de que haya habido un pacto del Diálogo Social porque la derogación llega “en el peor momento” al necesitarse “una mayor flexibilidad” en el mercado laboral porque España “lidera las cifras de paro de la Unión Europea”.

Por el contrario, Casado tendió la mano a Sánchez para “apoyar los planes europeos para hacer juntos la reconstrucción” en relación a una reforma laboral “en la línea de la mochila austriaca, como pidió la Unión Europea y dijo Calviño en 2019”, dado que este planteamiento “daría flexibilidad, permitiría emplear a decenas de miles de jóvenes y mujeres, y aliviaría el coste del sistema público de pensiones”.

Balance “malo” de Sánchez

En todo caso, el balance que hizo Casado de los dos años de Gobierno de Sánchez fue “malo” por las “mentiras e incompetencia” de un Gobierno que “incumplió lo que prometió cuando fue a las urnas” y que “ante un virus que afecta a todos por igual, ha situado a España como el país desarrollado que más va a tardar en recuperarse de los efectos de la pandemia, según los indicadores internacionales”.

También acusó a Sánchez de “arrogancia” al establecer una Ley de Educación que “no permite a las familias elegir la educación de sus hijos” o por “dejar abandonadas a las comunidades autónomas ante la pandemia al no aprobar una reforma legal que han pedido médicos, jueces y el Consejo de Estado”, además de “utilizar los fondos europeos como una subasta con la que beneficiar a las comunidades socialistas y perjudicar a las comunidades gobernadas por el Partido Popular, en las que no tiene esperanza alguna de ganar”, como se refirió Casado a Castilla y León.

Frente a ello, aseguró el presidente del Partido Popular que han planteado “una oposición firme y llena de alternativas”, entre las que incluyó un pacto por la sanidad, la reforma tributaria y de la administración, el fortalecimiento de las instituciones en Cataluña, una Ley para acabar con la ocupación ilegal de viviendas, un plan contra la despoblación o la conocida como Ley de Pandemias, entre otras.

Recuerdo a las víctimas de ETA

Por último, Casado también quiso tener unas palabras de recuerdo para los concejales y alcaldes del PP que fueron asesinados por la banda terrorista ETA mientras “hoy hay 200 manifestaciones convocadas a favor de la libertad de presos etarras”, que recordó que están en la cárcel “por haber secuestrado, asesinado o mutilado a decenas de personas en País Vasco y en España”.

Reconoció el presidente del PP que “ETA ya no mata” gracias a su derrota por parte de “los jueces y fiscales, los políticos demócratas y la colaboración internacional”, pero hizo un llamamiento a “no darles nada”, criticando “la impunidad” de las concentraciones mientras el Gobierno de España “depende del partido político que no condenó los 850 asesinatos” realizados por la banda terrorista.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído