La consejera de Agricultura y Ganadería, Silvia Clemente, ha anunciado hoy tras la Conferencia Sectorial y el Consejo Consultivo, que la Comisión Europea ha declarado a Castilla y León como región libre de brucelosis ovina y caprina. Este reconocimiento supone, además de una reducción de los controles obligatorios, un “gran avance” en la libertad de movimientos de los animales, “con la consiguiente ventaja competitiva para el sector ovino y caprino de la comunidad”, ha señalado Clemente.
 
Durante los últimos cinco años, como ha explicado la consejera, se han alcanzado en Castilla y León unos resultados “muy satisfactorios” en materia de sanidad animal, llegando en algunos casos a la declaración de zonas libres de determinadas enfermedades.
 
En tuberculosis bovina se ha pasado de un índice de prevalencia del 4’16 por ciento en el año 2007 al 2’57 por ciento en el 2011. Respecto a brucelosis bovina se ha pasado del 1’44 por ciento de prevalencia en 2007 a un 0’34 por ciento en el 2011, situándose cerca también de considerar erradicada la enfermedad.
 
Estos bajos índices de prevalencia en el sector bovino han permitido que, de acuerdo con la normativa de la Unión Europea, más de la mitad de las explotaciones de ganado bovino sólo tengan que ser sometidas a un único chequeo anual por brucelosis y tuberculosis.
 
Respecto a la brucelosis en los sectores ovino y caprino, se ha pasado de un índice de prevalencia en 2007 del 1’80 por ciento al cero por ciento del 2011. En concreto, ese año solo se diagnosticó un caso positivo entre los más de 3’3 millones de animales que tiene la comunidad, “lo que ha permitido pasar de realizar controles a todas las reses ovinas y caprinas durante el año 2010 a muestrear solo el 25 por ciento durante el 2011 y el 2012”, según la información de la Administración regional recogida por DiCYT.
 
Segunda comunidad productora de ovino
 
Clemente, ha asegurado que se trata de una “relevante noticia” para Castilla y León teniendo en cuenta que la región es, con un total de 3.109.645 animales, la segunda comunidad autónoma con mayor censo de ovino de España, y la primera productora de leche de oveja, con 352.501 toneladas, el 70 por ciento de la producción nacional.
 
Este reconocimiento supone alcanzar el estatus sanitario de otros países europeos como Alemania, Reino Unido e Irlanda y superar el estatus sanitario que tienen Portugal, Italia, Grecia y Francia, países que son competidores de la comunidad en el comercio de los animales y productos de origen animal de ovinos y caprinos.
 
Importancia de la sanidad animal
 
La consejera de Agricultura y Ganadería, Silvia Clemente, ha recordado que la ganadería y la puesta en el mercado de los alimentos de origen animal constituyen uno de los pilares de la economía en Castilla y León. Como ha recordado la consejera, la presencia o ausencia de enfermedades animales desempeñan un papel crucial para determinar el crecimiento económico ganadero. “La aplicación de medidas destinadas a elevar el nivel de la salud pública y de la sanidad animal en esta Comunidad Autónoma contribuye de una manera decisiva al desarrollo del sector ganadero y por lo tanto, a la economía de la Región”, ha señalado.
 
En el momento actual, donde el consumidor no solo demanda alimentos de calidad sino que provengan de animales cuya crianza respete los parámetros mínimos de bienestar animal, se hace más necesario, como ha asegurado la consejera, apostar por políticas que protejan a la salud humana frente a las enfermedades e infecciones transmisibles directa o indirectamente entre animales y seres humanos.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído