El edificio de la Junta de Castilla y León albergó un pleno de la Cámara Agraria con solo tres puntos en el orden del día en el que el primero fue la aprobación del acta en la anterior orden del día. Los otros dos tuvieron que ver con el proceso de disolución de la Corporación después de que su ya expresidente, exvicepresidente y exsecretario, Aurelio Pérez, Guillermo González y Raimundo Miguel, respectivamente, anunciaran el pasado septiembre su decisión de renunciar a sus cargos.

De ello han sido informados el resto de miembros de la Cámara Agraria, sin ingresos ni apoyos desde julio de 2014 como se ha recalcado este lunes en el pleno, que han declinado presentarse como candidato para ocupar el puesto de la Presidencia de la misma, tras la cual se nombraría al resto de la comisión delegada y vocales. 

Una vez que nadie se ha presentado para el cargo, último punto en el orden del día, la secretaria técnica ha informado de los pasos a seguir en el futuro próximo. En este sentido, según el artículo 13 de la Ley por la que se rigen las cámaras agrarias, tendrá que ser informada la Junta de Castilla y León que, mediante un acuerdo del Consejo de Gobierno, procederá a disolver la Cámara Agraria. Posteriormente, por una Orden de la consejera de Agricultura, nombrará a una comisión gestora que podrá ser mediante pacto o por petición de la propia consejera, ante la que los nombrados podrán renunciar, pasando el futuro de la Cámara Agraria a estar en manos del Gobierno regional, como ya ocurrió en Segovia. 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído