La Junta impulsa las cooperativas agroalimentarias para incrementar su competitividad

 La Junta impulsa las cooperativas agroalimentarias para incrementar su competitividad
La Junta impulsa las cooperativas agroalimentarias para incrementar su competitividad
En el sector agrario de Castilla y León operan 1.100 cooperativas que emplean a más de 2.100 trabajadores y a las que pertenecen 77.000 socios, que representan a 40.000 explotaciones agrícolas y ganaderas. Se trata de un sector relevante para la economía de la Comunidad al alcanzar su facturación, en el ejercicio 2012-2013, los 2.107 millones de euros, un 6% más que en el anterior periodo. Dada la relevancia del sector, el Gobierno autonómico puso en marcha, en colaboración con la Unión Regional de Cooperativas Agroalimentarias de Castilla y León (URCACyL), representantes e interlocutores del sector, el Primer Plan Estratégico del Cooperativismo 2007-2012. Ante los buenos resultados de esta iniciativa, se aprobó un nuevo Plan para periodo 2012-2017 con cinco retos: rentabilidad de la cooperativa y del socio; orientación al mercado, ofreciéndole lo que demanda; dimensionamiento de las cooperativas; cambio cultural, necesario para afrontar los retos e incrementar la visibilidad del sector.
 
El Plan de Acción presentado hoy por la consejera de Agricultura y Ganadería, Silvia Clemente, busca, a través de nuevas políticas públicas dirigidas al apoyo y fomento del cooperativismo agroalimentario de la Comunidad, cumplir estos retos del sector. Para ello el Plan contempla la puesta en marcha de cuatro medidas, dos de carácter general para todas las cooperativas: creación y reconocimiento de la figura de Entidades Asociativas Agroalimentarias Prioritarias de Carácter Regional (EAPr) y creación de la figura del “Agente Dinamizador del Cooperativismo”. Y otras dos específicas para las cooperativas productoras de piensos y para las de cultivos herbáceos: constitución de mecanismos de agrupación de compras para cooperativas productoras de pienso e iImpulso a la promoción del cultivo de las proteaginosas a través de las cooperativas.
 
Unas medidas que se ponen en marcha dado el potencial de las cooperativas productoras de pienso y la relevancia del sector ganadero de la Comunidad. Castilla y León es la segunda Comunidad Autónoma en producción de pienso de España y cuenta con 50 cooperativas dedicadas a la fabricación de piensos con una producción de 1,4 millones de toneladas, el 33 % de la producción regional. La representatividad de las cooperativas en este sector es tal que tres cooperativas se sitúan entre las 10 primeras empresas productoras de pienso de Castilla y León. El principal comprador de piensos es el sector ganadero y su importancia se refleja en que la producción final ganadera de la Comunidad alcanzó, en 2012, los 2.951 millones de euros, un 4 % superior al 2011. Además destaca su relevancia social al trabajar 36.000 ganaderos en la Comunidad. Estas acciones específicas están encaminadas, ante el elevado precio de los piensos, a reducir la dependencia de las proteínas vegetales importadas para la alimentación animal así como al aprovechamiento de las sinergias que surjan de la agrupación de compras de estas materias primas.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Hoy en Portada
Lo más leído