La Junta invierte 4,9 millones de euros para controlar las enfermedades de la cabaña ganadera

 La Junta invierte 4,9 millones de euros para controlar las enfermedades de la cabaña ganadera
La Junta invierte 4,9 millones de euros para controlar las enfermedades de la cabaña ganadera
El Consejo de Gobierno de Castilla y León aprobó, con un presupuesto de 4,9 millones de euros, la realización de 2.106.528 actos clínicos a la cabaña ganadera de Castilla y León. Ese programa se ha convertido en la herramienta “fundamental” para la mejora de la sanidad animal y en el instrumento que ha permitido, junto al trabajo del propio sector, reducir la prevalencia de las enfermedades ganaderas en los últimos años. En el periodo 2008-2013 la prevalencia de la tuberculosis bovina en Castilla y León se ha reducido un 36,06%, y de la brucelosis bovina un 66,6%, por lo que actualmente está en fase de erradicación como ya ha sucedido con la brucelosis ovina y caprina. 
 
Esta mejora en el estatus sanitario de la cabaña ganadera tiene su reflejo en la disminución del número de pruebas obligatorias en las explotaciones, con el consiguiente beneficio para el sector. En el caso de la brucelosis Bovina, el estatus sanitario ha permitido que el 90% del censo sólo se ha sometido a una prueba en el año 2013. En cuanto a la tuberculosis Bovina, el estatus sanitario logrado ha permitido que el 58% del censo de bovino de Castilla y León sólo se ha sometido a una prueba.
 
El programa aprobado por el Consejo de Gobierno conlleva la recogida de muestras en campo, mataderos, industrias de transformación de cadáveres y cualquier otro lugar que determine la Consejería de Agricultura y Ganadería; el acondicionamiento de las muestras y su remisión a los laboratorios Oficiales de Sanidad Animal de Castilla y León, incluidos en la Red de Vigilancia Epidemiológica; la comprobación de la identificación de los animales como medida sanitaria; la captura y descarga en equipos informáticos de los datos exigidos en los programas informáticos de la Consejería; la vacunación de aquellos animales que sea obligatorio; el sacrificio de los animales de las especies objeto de los distintos programas y la tinción de sus cabezas o cualquier otro método de marcado establecido.
 
Además de reducir los chequeos, la ausencia de enfermedades en la cabaña ganadera permite garantizar la eliminación de la transmisión de enfermedades animales para los humanos y mejorar la comercialización del sector. Este aumento de las posibilidades de venta se ha traducido en un incremento de las exportaciones de animales vivos desde la Comunidad y un aumento del precio de los animales en las lonjas lo que repercute de manera directa en la competitividad de las explotaciones ganaderas de Castilla y León. En el periodo 2007-2013 se ha producido un incremento de un 558% de los animales bovinos vivos exportados, que ha venido acompañado también por un aumento del precio de los animales de un 12%.
 
 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído